MEMORIAS DE GETXO

jueves, 6 de abril de 2017

LAS OBSERVACIONES DE UN VIAJERO EN EL TIEMPO 1900 -I-



Nacía un nuevo siglo, el paso de XIX al XX, convulso, en medio de numerosas huelgas (albañiles, maestras, tranviarios) y con toda la prensa hablando sobre la próxima Exposición Mundial de París, mientras en nuestros barrios lo que preocupaba era la llegada de la próxima temporada veraniega.

Así lo reflejaba una carta al director del “Noticiero Bilbaino” del 21 de abril de 1900. En esa carta se decía: “...Desde el momento en que se sabe que a este municipio le proporcionan la savia para su vida las playas, debe ser el primordial estudio de su ilustre ayuntamiento el el mejorarlas, tanto en lo que se relaciona a sus arenas y comodidad, como a los caminos y senderos...” Se refería a la playa de Arrigunaga, y recomendaba el crítico revisar el estado de nuestras calles de acceso a la playa, desprovistas de caminos suavizados, arbolado y bancos en los que descansar. Aconsejando se tuviera en cuenta a nuestros visitantes y al gasto que hacían viniendo a nuestro pueblo, para que redundara en nuevas vistas y mejoras económicas para nuestro barrio.

La demanda de alojamientos, tanto en casas particulares, como en establecimientos hosteleros era importante, tal es así que ya en abril se habían solicitado 13 camas en el “Hotel Algorteño”.

Pocos días antes, en ese mes de abril, se habían terminado las obras y hecho entrega a la Junta de Obras del Puerto, del nuevo murallón y carretera que partiendo del contramuelle del puerto exterior, terminaba en el barrio de Algorta, con un paseo de un kilómetro de longitud. La hasta entonces playa de Ereaga, casi inservible el año anterior, era muy frecuentada por los bañistas; aquella mejora se debía a las ordenes dadas por Evaristo de Churruca, para que el vapor “Bilbao” descargara en dicha playa las arenas que estaba extrayendo en la entrada de la barra de Portugalete.


Ya para abril la actividad empresarial relacionada con la época estival comenzaba a notarse en Las Arenas. D. Ángel Urresti solicitaba permiso al consistorio para la colocación de casetas de baño en la playa, pero el cambio de corrientes y olas desaconsejaban la instalación de las mismas hasta el mes de junio. De esta playa era vigilante y responsable del mantenimiento del orden, así como de hacer cumplir las normas sobre vestimentas de baño y playa.

Por otro lado la actividad industrial en el barrio se estaba reactivando. Acababan de dar comienzo los trabajos de la nueva fabrica “Cables Eléctricos de Algorta”, que se iba a dedicar a la confección de cables, alambres e hilos destinados a la conducción del fluido eléctrico. Los estudios para realizar aquella instalación fueron hechos por los ingenieros D. Manuel Malo de Molina y D. Juan Antonio de Aldecoa. En el Puerto Viejo, en la Cofradía de Mareantes, gracias a las buenas artes de su mayordomo D. Leonardo Zárraga, se había instalado un aparato eléctrico, al igual que el existía en Santurtzi, para el pesaje de las sardinas.


Otro de los industriales que habría negocio en nuestros barrios era Mathias Romo, y lo hacía en el que tomó nombre de su apellido, solicitando al Ayuntamiento permiso para abrir un taller para la fabricación de platería y metales finos.

Pero no todo iban a ser buenas noticias, la viruela hacía su aparición en nuestras calles, y lo hacía en la casa “Pitarrena” de Algorta. El consistorio rápidamente ayudado por las indicaciones del galeno, preparó una serie de medidas para aislar aquella enfermedad, establecieron guardia para evitar que nadie entrara ni se sacaran objetos de la vivienda.

Era el mes de junio y la llegada de visitantes aconsejaba mejorar las comunicaciones. El consistorio teniendo en cuenta los datos aportados por la administración de correos, decidía establecer un servicio doble de correos entre Algorta y Bilbao.


La visión que se tenía en esa época de nuestros barrios la reflejaba la descripción que hacía un plumilla de la época, que era, cuando menos, curiosa. Describía el amanuense, los tres barrios de Getxo como:
...Las Arenas: Así llamada porque su población se está construyendo sobre dunas. Es un pueblo nómada, aún sin arraigo fijo, por ser nuevo, y de gente muy exigente…, dispone de una playa placentera y hermosa por su pequeño declive, de kilómetro y medio de longitud.

Algorta: Muy arraigados en sus costumbres, bien pegados a si mismos, en general como nacidos y criados en esas barriada, como barrio colocado en el punto más culminante de la población y en medio de los otros dos barrios, son Ios que se adhieren a las tentativas y amenazas de separación de Las Arenas, y hasta cierto punto conduce de la mano al pobre barrio de Guecho para que pueda tener vida…., en este pueblo están las playas de Ereaga, Puerto Viejo , los peñascales de Cantarepe y a continuación la hermosa playa de Areachu, así denominada por el promontorio y la gran planice, denominada también como “Alda-Eder” (hermoso lado),sin que hasta el momento haya hecho nada la mano del hombre para mejorar su belleza natural.

Guecho: Un pueblo secular, dedicado a su primitivo ser, la labranza, que se tienen que conformar con lo que de muy tarde en tarde el Ayuntamiento les hace…,es una población poco próspera… En su territorio está emplazada la playa de Arrigunaga y la inmejorable de Gorrondatxe, pero a esta ultima no es visitada por los forasteros por no existir caminos que conduzcan a ella...”

En esa época parece que era costumbre, en las fiestas de San Nikolás de Algorta, bailar un aurresku en el Etxetxu, ya que esta festividad, además de ser de todos los algorteños, era celebrada también de los mareantes que se reunían bajo su cofradía. No obstante los actos festivos se desarrollaban en la denominada “Campa del Castillo”, que más tarde sería ocupada por cañones, perdiéndose este lugar festivo.

Los arriendos municipales, de carnes, vinos y licores eran adjudicados a los vecinos del barrio, las carnes al tablajero D. Emeterio Camiruaga y los vinos y abacería (legumbres, aceite, bacalao, etc.) a D. Manuel Eguia.

Una de las fiestas que se celebraba con gran solemnidad religiosa, a comienzos del Siglo XX, era la de la “Santísima Trinidad”, que se conmemoraba en la Iglesia de los Trinitarios de Algorta. En junio de 1900 la celebración religiosa corrió a cargo del párroco de San Nikolas Sr. Arechederra y por el capellán del convento de Las Hijas de San Vicente Paul” del Puerto Viejo, el sermón fue obra del (S.J.) Sr. Ansoleaga; durante el servicio un coro dirigido por D. Luis Sancho y acompañado al armonium por el reverendo D. Pio de Lucuriaga, ofreció un concierto con obras de renombrados maestros Arriola, Bach, Aldega y Campa. Coincidía aquel acto con un hecho luctuoso en el barrio, que fue acompañado por una amplia manifestación de duelo. Se trataba de D. Ramón de Uriarte y Sustacha, gerente de los “Remolcadores Cantábricos” y dueño del vapor “Uriarte”.


La cámara de Comercio de Bilbao presentaba un estudio del Sr. Gadea, sobre la idoneidad de la localización de los faros de Bizkaia. Respecto al de Algorta, aconsejaban trasladarlo al “Castillo del Príncipe”, en la Galea.

Mientras que el Colegio San Bernardo de Algorta, a cuyo cargo estaba D. Domingo Ochoa, preparaba a su alumnado para las carreras de Náutica y Comercial. A la vez que se ponía en marcha la “Escuela de Artes y Oficios”, de ella ya hable en mi entrada “La Escuela de Artes y Oficios de Getxo” del jueves 10 de septiembre del 2015.

En la próxima entrada continuaremos viendo cómo transcurría la segunda parte del año 1900.

No hay comentarios:

Publicar un comentario