MEMORIAS DE GETXO

jueves, 16 de febrero de 2017

UN DIARIO GETXOTARRA EN 1937



En Getxo se han editado a lo largo de su historia diversos diarios, semanarios, así como revistas (literarias, antimilitaristas, festivas, de consumidores), de ellos y ellas ya hablé en mis entradas del 23 y 25 de mayo del 2013, bajo los títulos de “La prensa getxotarra a través de la historia - I – y -II-”. Entre ellos estaban “La Voz de Guecho”, semanario dominical, cuya sede estuvo situada en el nº 94 de la Avenida Basagoiti; y “Gobela” diario deportivo, del que tengo referencia a través del “Noticiero Bilbaino” del 4 de febrero de 1927, del que a día de hoy no he conseguido ningún ejemplar. Por las características de los textos del periódico se puede deducir que pertenecía al ámbito del nacionalismo.

Pero para mi, lo que me ha resultado inédito es conocer la existencia de un diario publicado en 1937. Diario local que se hacía llamar, “Getxotarra”, y que hoy traigo a estas páginas. Se editaba, tal y como recogía su primera plana en “Algorta, Escalinata”. Este ejemplar del 6 de marzo de 1937, era el tercero que se editó, desconozco si le acompañaron otros. En esa página se decía: “...La iniciación de la cruenta lucha que padecemos determinó que nuestro periódico dejara de publicarseAhora, la misma guerra con sus inquietudes y zozobras, nos ha hecho pensar en en la posibilidad de que vuelva a vocearse por nuestras calles el “Getxorra” convertido en semanario…, lleva como principal misión erigirse en portavoz de los gudaris getxotarras y aspira a ser para las familias de estos, el medio espiritual que les transmita las sensaciones del ser querido...” Lo que nos aclara que ya se editaba con anterioridad a la guerra y que desapareció tras la caída de Getxo en manos de los facciosos.


En su primera página (constaba de seis), realizaba un recuerdo de los caídos en el frente. Entre ellos estaban Sabin de Atutxa, José Antonio Ayestaran y Gabriel de Elorriaga, los tres pertenecientes al campo nacionalista. Pero no por ello olvidaban otros: “...Tampoco olvidamos de aquellos otros que procediendo de campos distintos al nuestro, han sabido dar ejemplo de lealtad a sus convicciones...” Entre estos se encontraban vecinos cuyos apellidos eran Olabe, Sardon, Calvo, Telleria, Solagaistua, Urresti.

Obviamente estaba este ejemplar n.º 3 dedicado al conflicto armado. Así, leyendo el ejemplar, se puede hacer un pequeño recordatorio de aquellos días en el frente. En su segunda página titulaba “Sinfonía triste”. En ella hablaban de la desigual e inhumana lucha que se desarrollaba en el frente; de la evacuación de la población civil de pequeñas poblaciones y el abandono de las haciendas, huyendo del avance enemigo, del batallón Gordexola como defensor de aquellos baserritarras. Del traslado de la Junta Municipal de Getxo al frente de Otxandiano, a Ubidea, para recoger las impresiones de los allí destinados. Según contaban fueron conducidos ante el Comandante Landarte. Allí pudieron saludar a los Algorteños Eguzquiza, Pereiro, T. Aguirre, Izaguirre, así como a R. Aguirre, Sarria, Bilbao, Diego y Gaubeka. Alguno de ellos, Pereiro, comentaba socarronamente “...como andan los emboscados de por allí...”, mientras Gaubeka apostillaba: “...hay que limpiar la retaguardia de toda clase de gente que no hace más que entorpecer...” Otro de los componentes comentaba bien alto: “...“En contra de ciertos postulados, hemos de reafirmar claramente que para que la justicia social brille con todo su esplendor en nuestra patria es altamente necesario que nuestra patria goce de su libertad, para que exista la libertad económica es imprescindible la libertad política...”
 
 

Tras dejarles, se dirigieron a las posiciones que ocupaba el Batallón Larrazabal, ya que en una de las compañías, la “Arbulu”, había gudaris de Las Arenas, regresaron del frente después de permanecer 63 días, el día de noche vieja para descansar; a pesar de que alguno de los componentes ya no retornaría a su pueblo, era el caso de Jesús de Lotina que cayó en Elgeta, sus exequias se habían celebrado en Las Mercedes (Las Arenas) el 20 de diciembre de 1936. Siguiendo camino se encontraron con “Sancarrán”, era el teniente de la Compañia “Isusi”, quien tenía un dicho muy guerrero: “...mientras nos quede un átomo de vida no hay que respirar más que plomo...” Un poco más arriba llegaron a la txabola de dicha compañía y se encontraron con el teniente Medía. Al retornar a las posiciones iniciales, dejaron atrás a los Ugalde, Urquiza, Polo Landa, Basterrechea, Egusquiaguirre, Ugarte, Ochoa, Lasuen, Mendia, Cortina “Pie de Hierro” y Zamacona. Tras comer se dirigieron hacia Mekoleta y de allí a Zeanuri, para dirigirse de nuevo a Getxo. Aquellas crónicas venían firmadas por “Erremen”, “M. de Arrekoa”, también alguna de carácter social de “Argidum”.

Uno de los articulistas realizaba criticas hacía algún faccioso emboscado: “...que ocupa un puesto de chófer en la intendencia del algún batallón, o está de artillero en la Galea…, y otros que se pasean por el pueblo pomposamente dándonos a conocer sus casos de “inutilidad”...” El firmante de este articulo “Lau-Alde”, afirmaba qué había que hacer que esa gente: “...no pueda seguir sin coger el fusil, yendo al parapeto…, pero siempre a sitios de peligro...”
 


Terminaban aquellas páginas con un recordatoria a “Gure Illak” (nuestros muertos), en el que mencionaban algunas citas de “Aitzol”, “Kizkitza”, “Makiegui” y “Lekuona”.

Hasta aquí un pequeño resumen de un periódico de Getxo, que tuvo que reconvertirse en tiempos de guerra, como si de un diario de campaña se tratara “Getxotarrak”. Rotativa nacida en Algorta, este ejemplar que apareció en el fondo de un viejo arcón, olvidada y rescatada por un vecino de Algorta, a quien deseo expresar mi agradecimiento, por dejarnos disfrutar de esta joya, nacida en tiempos difíciles.

1 comentario:

  1. “Pie de Hierro” no es ningún apodo. En Algorta y concretamente en la calle Alangoeta vivía un hombre "pelirrojo" que era cuñado de la abuela materna de Jabitxin Díaz Paternaín. Tenía un hijo, que creo que vive por la calle Comporte y esta casado con Guillermina Laka

    ResponderEliminar