MEMORIAS DE GETXO

lunes, 31 de octubre de 2016

EL CUENTO DE OCTUBRE DE J.J. RAPHA BILBAO



Por error, el lunes incluía como cuento de noviembre del 2015 “La muertita”, como el cuento del mes de mi buen amigo J.J. Rapha, pediros disculpas a todos y sobre todo a Rapha.

Este si es, ya esta de nuevo entre nosotros otra de sus pequeñas sorpresas “Paraiso”, que nos hará beber de ese manantial literario, que en vaso de plata, nos ofrece todos los meses J.J. Rapha.




jueves, 27 de octubre de 2016

UN AÑO EN LA VIDA DE UN PUEBLO -V-


Con la llegada del verano parecía que todo se iba a sosegar, la luz y las temperaturas hacían la vida más agradable, los pequeños se alborotaban, llegaban las vacaciones escolares, hasta en los rostros de los padres se veía cierto relajo, los pequeños de la casa marchaban a las colonias, y la maltrecha economía familiar quedaba un poco más aliviada. El día 16 de junio salían para la Colonia de Fuentes Claras (Burgos) un grupo de 40 niñas, que permanecieron en aquel lugar hasta el día primero de agosto, en cuya fecha fueron relevadas por el primer grupo de niños, el Patronato de Protección Escolar era la entidad encargada de dichos servicios.

Pero lejos de eso, algunas noticias llegaban cargadas de nubarrones. Algunos hacían llamamientos negativos hacia el Estatuto, y ese frente lo protagonizaba en julio de 1932, escondiendo oscuros intereses, el periódico bilbaino “La Gaceta del Norte”. Así el diario nacionalista “Euzkadi” decía en su primera plana del día 2 de julio: “...Sólo cuando la Constitución de la República española inutilizó al Estatuto de Estella, que hasta entonces vivía sostenido especialmente por el nacionalismo vasco, es cuando el tradicionalismo español, con “La Gaceta”, lo defendieron. Anteriormente, habían atacado al de Estella porque era inferior a la reintegración foral que ellos farisaicamente decían defender...” Antes durante los días 22, 23, 24 y 25 de junio el diario monárquico-católico había dedicado cuatro editoriales en los que decían: “...defender y apoyar con el mayor entusiasmo la unión de todos los católicos vascos...”, decían en su segunda editorial: “...Entre tanto, en el seno de los partidos que ocupan el poder y las Cortes Constituyentes, se esta elaborando una constitución laica y sin dios...” Enarbolaban como estandarte la Constitución de Estella, contraponiéndola al estatuto aprobado por la mayoría de los Ayuntamientos Vasco-Navarros. Y jaleaban la consigna “de la santa cruzada”: “...Con Dios o contra Dios...” Y como el estatuto de las Gestoras de Navarra para ellos: “...carecía del reconocimiento de la personalidad espiritual y religiosa del País Vasco...”, se posicionaron en contra: “...No podemos sentir entusiasmo por la consecución de las facultades que el estatuto de las Comisiones Gestoras contiene...” Desdeñaban “...ciertas colaboraciones no inofensivas de de aquellos que siempre fueron enemigos de nuestros ideales...” Achacando todos los males y justificando su voto en contra a la actitud de las izquierdas españolas. Sin embargo el 7 de julio, el nacionalismo vasco achacaba la responsabilidad de la ruptura del estatuto: “...al jefe integrista D. Juan de Olazabal y Ramery que inició el fuego tan pronto como fue rechazada la candidatura del Sr. Senante para la defensa del Estatuto vasco...”


En julio, las fiestas venían a distender las preocupaciones de aquella primera mitad del año, que había llegado cargada de preocupaciones para los getxotarras. El 6 de julio de 1932 se aprobaba en el pleno municipal el calendario de fiestas, para los meses de julio y agosto. El Alcalde D. Jose Antonio de Aguirre, tomó la palabra para hacer presente que en años anteriores se habían producido diversidad de pareceres, sobre la localización del espacio festivo, y que debía arbitrarse una fórmula que resolviera los intereses opuestos. El Alcalde era partidario de que la romería de San Ignacio se celebrara en el relleno de la playa de Ereaga: “...lugar más apropiado por el lugar que ocupa, y por sus vías de fácil acceso...” Para ello contemplaba compensar a los comerciantes de Algorta por las pérdidas que les pudiera ocasionar el desplazamiento de la fiesta. El concejal D. Damian Lasa se opuso y propuso que se celebraran en la plaza, conocida actualmente como “Maria Cristina”, que en su nacimiento fue denominada con ese nombre, y en la época de la República en 1931, pasaba a llamarse de “Florentino Larrondo”, nombre del secretario municipal de Getxo. El también concejal D. Felix Begoña proponía una tercera alternativa, que bien pudiera contentar a los intereses opuestos, consistente en celebrar una romería en ambos lugares. Se convocó a los comerciantes del barrio a una reunión para tratar de conseguir una fórmula que les diera satisfacción. Por lo que recogía en un escrito municipal enviado a los comerciantes el 20 de julio, la fiesta de San Ignacio y su repetición se celebraron aquel año en la plaza de D. Florentino Larrondo.

Aunque las previsiones para el resto de año fueran más bien pesimistas. El 7 de julio aparecía recogida en el Euzkadi la noticia de que las emakumes de Las Arenas, desde hacía dos meses estaban tratando de poner en marcha el comedor de Solidaridad de Obreros Vascos, donde se servían diariamente sesenta comidas. El 10 de julio aparecía en la primera plana del diario Euzkadi la siguiente noticia: “...La Comisión Gestora de la Diputación de Bizkaia ha establecido, con el nombre de “Cuota para el subsidio obrero”, con carácter obligatorio, una tasa en favor de los obreros y empleados que sufren paro involuntario de trabajo...”


A pesar de, como decía antes, la llegada del estío y con él las fiestas, parecía que iban a calmar los ánimos de nuestros vecinos. Durante esos días, tras el día de playa, en las estaciones de Neguri y Las Arenas se formaban largas colas para poder tomar el tren con destino a Bilbao. Se prodigaban las competiciones de regatas, de traineras y balandros, organizadas por el Sporting Club de Bilbao. El paro seguía azotando las ya maltrechas arcas de algunos getxotarras, parecía que la actividad solidaria quedaba relegada hasta finalizar el verano. Veamos cómo fueron aquellos días de fiesta: Siguiendo con las fiestas de Algorta se decía que: “...para conmemorar la festividad de San Ignacio de Loyola varias señoras y señoritas católicas de la localidad van a abrir entre ellas una suscripción para regalar a la iglesia de San Ignacio, de Algorta, un interesante y curioso infolio del siglo XVI, que trata con detalle de la vida del santo, y cuyo documento está siendo muy visitado estos días en un comercio del barrio de Arenas...”

El sábado 16 de julio, por la noche, se celebraba, con motivo de la festividad del Carmen, una verbena en la playa Ereaga de Algorta, en el “Bar Cerezas”, contaba con orquesta de cuerda y radio. Anunciaban que la entrada era gratis. El domingo día 24 de julio se establecía un nuevo servicio de pasaje de la ría con botes de remos. Se situó en la parte más avanzada del muelle de Portugalete, utilizando las dos escalinatas que había instalado la Junta de Obras del Puerto en ambas márgenes. Ese nuevo servicio se esperaba que fuera muy utilizado por el público, sobre todo durante el verano, por la comunicación directa que establecía entre las playas de Portugalete y de Las Arenas. El día 26 de julio festividad de Santa Ana en el barrio de Las Arenas fueron muy concurridas, a mediodía hubo un concierto por la Banda municipal, y por la tarde, después de la celebración de diversos festejos populares, comenzó la tradicional romería, amenizada por las bandas de música local y de Gernika, así como por los siempre presentes corrillos de acordeones y pianos de manubrio.


El 31 día de julio, festividad de Iñaki Deuna, en el campo de Ibaiondo se realizó un alarde de Dantzas. Solamente de Getxo concurrieron 30 grupos de dantzaris de Santa María, Algorta y Las Arenas. Participaron en el alarde muchos de los dantzaris que ya habían participado en el festival celebrado en 1.913 en el campo de Jolaseta. A las cuatro y cuarto dio comienzo en el campo de Ibaiondo el festival. Una hora antes la Banda Municipal de Gernika recorrió las calles anunciando el evento. A la hora de dar comienzo el espectáculo en el campo de Ibaiondo ofrecía una visión maravillosa, ni una localidad vacía. Tras una “biribilketa” a cargo de la Banda Municipal de Gernika, comenzó el acto con una exhibición de “palankaris”. A continuación se celebró el gran desfile de dantzaris, integrado por 250 grupos y dos mil participantes. Terminó la fiesta con una romería vasca.

El lunes día 1 de agosto salía para las Colonias Escolares de Cardeña Jimeno (Burgos), un autobús con la segunda expedición escolar de esta anteiglesia compuesta por 40 niños, a su regreso traería a las 40 niñas que se encontraban allí. Ese mismo día regresaban a Madrid una colonia de niños de Carabanchel Bajo que habían permanecido unos días en Algorta. En señal de agradecimiento, el director de la primera Colonia escolar de Carabanchel Bajo (Madrid), que visitaba Getxo, don Severino Martínez Lenguas, enviaba, la siguiente carta: “...Al regresar de Algorta, donde ha estado instalada esta Colonia, y en la imposibilidad de hacerlo personalmente, enviamos nuestro sincero agradecimiento a cuantos personas y entidades han hecho tan grata nuestra estancia en esas tierras vascas...”


El día 2 de agosto se celebraron los Campeonatos Infantiles de Pelota Mano, organizados por el diario “Excelsius”, en el frontón del Club Deportivo en Bilbao. En el cuarto partido Barcena y Zabala del Colegio “Santo Tomás” de Las Arenas, vencieron con facilidad a Amedo y Garaygordobil de las escuelas de la Concha. La prensa decía: “...A estos de Las Arenas no hay que mirarles por encima del hombro y no nos extrañaría que llegaran lejos en esta categoría...” No eran los únicos pelotaris del pueblo, al día siguiente Arregui y López de Las Mercedes (Las Arenas) ganaban a otra pareja de Iturribide.

En Algorta la afición a la pelota venía de lejos, el día 6 de agosto se celebró el “IV Campeonato social de Guecho” en el viejo pórtico de la Plaza de la Constitución (San Nicolas). La Comisión de Pelota del “Club Deportivo Guecho” había organizado un interesantísimo partido infantil, que corrió a cargo de las parejas formadas por Oyarbide y Zalvidea de Algorta, que se enfrentaron a Arregui y López de Las Arenas. Los guaitos, más compenetrados y con mayor conocimiento del juego del pórtico, ganaron por 22 a 14. Luego contendieron Coche y Eduardo contra Guerediaga, que tuvo que jugar solo por no haberse presentado su compañero Leguina, vencieron por 25 a 14.


El día 7 de agosto se celebraba la repetición de San Ignacio en Algorta, con un alarde de txistularis, para el que se habían apuntado 40 ejecutantes, la dirección del alarde corrió a cargo de D. Manuel Gainza. El día 12 San Lorenzo, la fiesta contó con una exhibición de dantzaris, pasacalles, festejos populares en la Plaza de la Constitución (San Nikolas) y animación a cargo de, txistularis y tamborileros, también se celebró un concurso de hortalizas, aves, ganado lanar y cabrio en la Plaza de la Constitución, por la noche actuó el coro de “Juventud Vasca de Bilbao”, le siguió una verbena.

Algunos conflictos con Ayuntamientos vecinos había que solucionarlos recurriendo a Madrid, es el caso del conflicto surgido entre los Ayuntamientos de Getxo, Ortuella, Sestao y Erandio, el 17 de agosto, por el que se enfrentaron al de Portugalete, según decían los anteriores, por el “privilegio” de poder cerrar los comercios en domingo.



El día 6 de septiembre el diario “La Tarde” planteaba que entre los vecinos de Algorta había cierta inquietud motivada por ciertas actitudes de los amantes del sol, amigos de lo ajeno, y por el retorno de las playas. Respecto de la zona de “La Cadena” e “Igeretxe” decían: “...La Corporación municipal de Guecho interesó del presidente de la Gestora (Diputación) que estrechase la vigilancia por miñones y peones camineros, los domingos y días festivos, en el Punto denominado La Cadena, para establecer el debido orden entre los grupos de jóvenes que se dirigen y vuelven de las playas..., no estaría de más, para que esta vigilancia se extendiera a la playa de Iguereche, de cuyas casetas han desaparecido las ropas de algunos bañistas, uno de los cuales, ayer mismo tuvo que regresar a Bilbao de prestado...”

A principios de septiembre el tiempo había cambiado, eran los últimos días de las playas, el diario bilbaino “La Tarde”, incluía una fotografía de la playa de Las Arenas en la que se veía un grupo de bañistas en medio de los cuales una maroma se adentraba en la mar. Decía en su portada: “...La racha lluviosa de estos días expulsó a los bañistas de las playas, hoy han vuelto atraídos por las excelencias de un tiempo magnifico..., Si los días no fueran acortando tan sensiblemente, nos parecería que estábamos en lo más álgido del verano. El calor nos ha vuelto a dominar de forma agobiante,la gente ha reanudado su peregrinación a las playas que hoy se han visto muy concurridas...” Eran los últimos coletazos de un tórrido verano. Y ya se anunciaban las próximas regatas de traineras, en el incomparable escenario de la ria, entre La Arenas y Portugalete, que se iban a celebrara el domingo día 25 de septiembre.

El día 15 de septiembre de 1932, el presidente de la República Niceto Alcala Zamora, firmaba en Donosti el “Estatuto de Catalunya”. En el pleno del Ayuntamiento de Getxo, de dicho día, se aprobó enviar telegramas de felicitación con motivo de la firma del Estatuto de Cataluña a los Sres. Alcalá Zamora, Maciá y Prieto. Lo hacía D. Pedro Larrondo, alcalde accidental de Getxo, aquel telegrama decía: “...En sesión celebrada ayer, este Ayuntamiento acordó felicitar efusivamente a vuecencia y demás representantes vascos con motivo aprobación Estatuto Cataluña...”


Otros acontecimientos venían a bajar algo la temperatura. El 24 de septiembre se anunciaba el clamor por rendir homenaje al ingeniero que puso remate a la obra del Puerto de Bilbao D. Evaristo de Churruca. La Junta de Obras del Puerto, celebró un concurso para erigir un monumento al creador del puerto; delegando tales gestiones en una Junta que se llamó del “Homenaje a Churruca”. Celebrado el concurso se adjudicó el primer premio, consistente en la ejecución del monumento al escultor D. Miguel García de Salazar. Posteriormente surgieron dificultades, el artista demandó a la Junta ante los tribunales y pasaron diez años de litigio. Finalmente fue el Juez de instrucción quien colocaba la primera piedra del monumento frente a la playa de Las Arenas. Volvieron de nuevo las dificultades en la ejecución de sentencia, y cuando ya estaba terminada la cimentación del monumento y el artista tenía modeladas en su taller las primeras figuras, nace la idea de variar el emplazamiento del monumento, levantándolo al relleno que la Junta de Obras había hecho en el espigón de Las Arenas. Se acuerda hacer otro proyecto, un monumento-faro, en el participarían dos artistas, que resultaron ser García de Salazar y Smith. Pasaran años, sin que se realizara la obra, su inauguración tuvo lugar el 25 de octubre de 1939.



Así terminaba el verano. En la siguiente entrada nos adentraremos en el inhóspito otoño, que se iniciaría con las regatas de traineras y tras ellas, parece como si el tiempo se hubiera adormecido. Escaseaban las noticias sobre Getxo.

domingo, 23 de octubre de 2016

UN AÑO EN LA VIDA DE UN PUEBLO -IV-





A la llegada de la primavera seguían los problemas laborales y para aminorar la crisis de trabajo en Bizkaia, el Consejo de ministros acordaba el día 25 de mayo algunas medidas de importancia que afectaban a Getxo. Entre ellas estaba el acometer sin demora las siguientes obras: monumento a Churruca por un valor de 350.000, Balizamiento del Abra por un valor de 1.000.000 y Ensanche de la carretera de Las Arenas por un valor de 3.000.000.

Otra de las instituciones dedicadas a socorrer a los menos favorecidos era “El Patronato de Protección Escolar”. En mayo se publicó la cuenta de ingresos y gastos de las “cantinas escolares”, comedores donde los pequeños tenían un complemento alimenticio que en muchas casas faltaba. Estos comedores, que se financiaban gracias a las ayudas de benefactores, habían venido funcionando desde el 11 de enero al 30 de abril en las escuelas de Las Arenas, San Ignacio, Juan Bautista Zabala y Santa María. Dicho balance era: ingresado por donativos, 6.354 pesetas; consignado por el Ayuntamiento 5.000 pesetas; Total 11.354 pesetas. Gastos generales 1.654,50 pesetas; Gastos ordinarios 8.278,32 pesetas; Total, 9.932,82 pesetas. Saldo a cuenta nueva 1.421,18 pesetas.

Desde que se abrieron las Cantinas, el 11 de enero, hasta que se cerraron, el 30 de abril, acudieron los siguientes niños: A la de Las Arenas 48 niños y 46 niñas; a San Ignacio 30 y 30; a la de Zabala 30 y 30, y a la de Santa María 25 y 25; lo que hacía un total de 133 niños y 131 niñas, o sea 264 comensales.


Sólo recordar el precio de la cesta de la compra a primeros de junio de 1932. La pesca, esa especie hoy tan demandada y tan cara, tenía unos precios que !Quién los pillara hoy! Teniendo en cuenta, como decía en una anterior entrada, que el sueldo medio de un bracero en enero de 1932 era de 8,50 pesetas día : la pescadilla costaba de 2 a 3 pesetas kilo; los barbarines (salmonetes) de 0,50 a 1 peseta kilo; la merluza de 2,60 a 5,65 pesetas kilo; los Gallos de 2 a 3 pesetas kilo; el besugo de 1.20 a 1,40 pesetas kilo.

En cuanto a la fruta y hortalizas los precios eran, visto desde hoy, de ensueño: Los albérchigos costaban de 1,20 a 2 pesetas kilo; las cerezas, de 1,60 a 2,50 pesetas kilo; los plátanos de 1,80 a 2 pesetas kilo; las Fresas a 2 pesetas kilo; Manzanas a 2.50 pesetas kilo. Las vainas de 1,40 a 1,70 pesetas kilo; las Patatas a 0.4. pesetas kilo. Los huevos del país a 2,75 pesetas docena; los huevos de fuera a 2,30 pesetas docena. Los Tomates a 1,50 pesetas kilo y las cebollas a 0,75 pesetas docena.

Aunque no fueron solamente las cantinas las ayudas que se ofrecieron a los más necesitados, también funcionaron los roperos y las colonias escolares. En Getxo también existieron benefactores, que en algunos casos ayudaron a mitigar la miseria y el hambre, tanto en comedores escolares, como en Asilos y la derivada de la educación. Una de esas almas caritativas fue Dña. Cristeta Alday Cortina. Quien fallecía el día 6 de mayo de 1932, dejando en su legado, una herencia total, a la juventud de Algorta. Legado que incluía un edificio, terrenos y una importante cantidad de dinero. En ese edificio situado en la calle caridad Nº 2 de Algorta, estuvo la sede de “Itxas Gane”, siendo propietario como depositario el “Patronato Alday”. Tras el funeral, que se celebro en la Iglesia de San Nicolás de Bari de Bilbao, su cuerpo fue conducido al cementerio de Getxo. A la llegada del cadáver a Algorta se organizó la comitiva fúnebre desde el Casino Algorteño hasta la Cadena, llevando las hachas de respecto los señores D. Gerardo de Inchaurtieta, D. Martín Gartéiz, D. Luis Reyes, D. Emilio Vallejo. D. Manuel Urruchua, D. Juan Sarria, D. Pedro Salazar y D. Saturnino Oriosolo, presidieron el duelo su director espiritual D. José Maria de Ereñoza, el párroco de Algorta D. Juan José de Arechederra, sus familiares D. Feliz de Gaminde, Dña. Luía Hurtado, D. Víctor Diliz, y sus testamentarios D. José Gomes, R P. Superior de los Trinitarios y el capellán del Asilo-Hospital de Algorta.


Otro de los aspectos que preocupaba a la población de Getxo era el sanitario. En una visita realizada en abril a la Diputación de Bizkaia, el concejal Sr. Sánchez, concejal del Ayuntamiento de Getxo, insistió respecto a la conveniencia de atender el problema de la tuberculosis en el municipio. También la Sta. Urresti, que desplegaba una gran actividad en favor de los tuberculosos, habló con el presidente de la Comisión Gestora, D. Rufino Laiseca, sobre extremos relacionados con la enfermedad.

Aquellas fechas, con el verano ya cerca, tenían su atractivo, y mientras unos se tenían que conformar con paseos por las playas o chutando una pelota hecha con papeles de periódico, otros, durante los meses de primavera-verano, celebraban bailes y otras diversiones en “Igeretxe”, donde a partir del 25 de mayo empezaron a celebrar “Los miércoles y sábados de la moda”, la prensa decía: “...qué ambiente tan simpático suele reinar estos días en el balneario de Algorta..., lugar de reunión de la gente bien de Las Arenas y Bilbao...” Eran como niños, al finalizar el verano, se iba a celebrar un campeonato de “yo-yo”, que se disputaría en el salón de baile del Casino del balneario de Igeretxe. Decía la prensa: “...El anuncio del campeonato de “Yo-Yo” que se va a celebrar la semana próxima, ha tenido la virtud de despertar los entusiasmos de las gentes.. Por Las Arenas se ve estos días a muchachas y a chicos jóvenes con su correspondiente “Yo-Yo”..., los niños de la buena sociedad de Las Arenas y Neguri piensan acudir a este acto...” Cuando empezaron a verse por las calles y plazas algunos “yo-yo”, la gente se sonreía y tomaban por chiflados a los que practicaban aquel novedoso juego. Juan Pons fue el ganador de aquel atrevido campeonato, le seguía en segundo lugar Maria Josefa Zabala, los restantes puestos fueron ganados por Isaías Menchaca, Antonio Azcona, Fernando Bergareche, Ramón Gil, Ramón Moronati y Gracén Echezarra.


A finales de mayo se iba a proceder a dar en el municipio la vacuna antivariolosa de forma gratuita. La misma se iba a distribuir entre los escolares de Santa Maria de Getxo; Fundación Cortina, Juan Bautista Zabala y San Ignacio de Algorta; las Escuelas Municipales de Las Arenas y las de la Vega de Santa Eugenia de Romo, entre los días 30 de mayo y 4 de junio.
En junio de aquel año, el diario “La tarde” decía en sus paginas: “...la peste blanca sigue haciendo verdaderos estragos. Hoy mismo ha visitado al Presidente de la Comisión Gestora de la Diputación la señorita Urresti, pidiendo la adopción de medidas encaminadas a impedir el avance y desarrollo que viene alcanzando la tuberculosis en Guecho...”


Otra de las acosas que en aquellos días movilizaba e interesaba muchos ciudadanos de Getxo era la negociación del estatuto de Autonomía, que lideraba nuestro primer edil D. José Antonio de Agirre y Lekube. El día 12 de mayo los señores concejales acordaron, por aclamación, designar al Alcalde en propiedad y diputado a Cortes por Navarra, D. José Antonio Aguirre, para que representara al Ayuntamiento de Getxo en la Asamblea General de Ayuntamientos del País Vasco-Navarro, que se iba a celebrar en Pamplona el día 22.

El mismo día 19 de junio la Asamblea de Ayuntamientos Vascos, ante el voto contrario al estatuto de algunos representante navarros (135) y otros a favor (101), y que sin embargo había sido aprobado por el resto de territorios, acordaba prescindir de Navarra, solicitando de los poderes del estado un nuevo Estatuto Vasco. Muchos eran los intereses, económicos y religiosos, que hacían llamamientos negativos hacia el Estatuto, uno de ellos venía desde el diario de Gipuzkoa “La Constancia”, quien decía: “...el voto al Estatuto constituye nada menos que una gravísima ofensa a Dios...” Entre tanto el día 5 de junio se anunciaba en la prensa que 200.000 ejemplares del Estatuto iban a ser distribuidos por todo Euskadi.


Los actos de carácter político en aquellos días estaban en candelero. El Aberri Eguna de 1932 se celebró por primera vez el día 27 de marzo en Bilbao, de él ya hable en mi entrada del 25 de mayo del 2015, por lo que solamente haré una pequeña reseña del mismo. Participó en el desfile la Banda de música de Getxo y grupos de txistularis llegados de distintos puntos de la geografía vasca. Nuestro municipio también tuvo su lugar en la misma, la Banda municipal de música de Getxo se situó en la cabeza de la manifestación.

En abril, ante la proximidad del primer aniversario de la proclamación de la República, el Centro Democrático de Las Arenas celebraba reunión de su Junta Directiva para tratar de los diversos festejos que iban a realizarse para conmemorarla. A continuación lo hacía la Agrupación Republicana de Algorta, en su domicilio social de la calle Andrés Cortina Nº 14 y el partido Republicano Radical Socialista (Comité Local de Getxo). La víspera se daban instrucciones para la comitiva de la manifestación que se iba a celebrar en Bilbao, en la cual la Banda de Música de Getxo participó junto a otras de los municipios de Bizkaia. Concejales de la minoría republicana y Socialista del Centro Democrático de Las Arenas acudieron a aquel acto.

El día 24 de abril se inauguraba el frontón del Batzoki de Las Arenas, con un partido de honor y exhibición de dantzaris. En recuerdo del que fuera padrino de la bandera de las “Emakumes’’ D. Jose Ugarte y Goicuría, a las nueve de la mañana había celebrado una misa en la Parroquia de Nuestra Señora de las Mercedes. El orfeón del Batzoki cantó el responso.

El Centro Democrático de Las Arenas daba una conferencia en sus locales sobre la Reforma Agraria. En el Juzgado municipal se celebraba el primer matrimonio civil de Getxo entre D. Toribio Aparicio de Bilbao y doña María Banondo natural y vecina de Algorta.

El día 12 de junio se inauguraba la sede de “Solidaridad de Obreros Vascos” de Algorta, la bendición de los locales corrió a cargo del presbítero D. Juan de Gorostiza, actuando de padrinos el ex-presidente de la Agrupación, D. Valentín de Larrañaga. La fiesta contó con un partido de pelota entre las parejas de las Agrupaciones de Algorta y Leioa; banquete en el restaurante de Dña. Nicolasa Larrauri; y por la tarde mitin a cargo de Manuel Robles de Arangíz, José María de Itxaurtieta y José Antonio de Vinós. El precio del banquete fue de 8.50 pesetas. Todo el que deseaba asistir podía recoger su tarjeta en los locales de la Agrupación que entonces se encontraba situada en los bajos de la primera casa de la calle de Sarrikobaso, junto al paso a nivel.


Al igual que en mi anterior entrada, dejamos por un momento las situaciones que agobiaban a nuestros vecinos, y vamos a dar un repaso por otras que también tuvieron su importancia. El consumo y las formas de venta entraban en una fase de mayor competitividad, baste para ello recordar un hecho, que aunque intrascendente, tenía relación con la capacidad de animar al mismo. En el mercado de Las Arenas, a mediados de enero, algunos tenderos, más imaginativos que otros, ofrecían a sus clientes como regalo por las compras cupones de “Iberia” y “Triunfo”. Algunos vendedores de frutas y hortalizas, entre los que se encontraba Dña. Gregoria Martinez, protestaron en el Ayuntamiento, solicitando que no les fuera autorizada aquella forma de incentivar la compra, ya que perjudicaba a los demás tenderos. Getxo iba cambiando y también lo hacía su estructura electoral. A principios de abril se trataba el expediente incoado acerca de la división del término municipal en cuatro distritos.

Otro de los modos de aportar dinero a las arcas municipales eran los fielatos, casetas que existían antiguamente a la entrada de las poblaciones, donde se cobraban los impuestos por la entrada y salida de mercancías de consumo. El día 12 de mayo se aprobaba un informe de la Comisión de Gobernación respecto a la instalación de un fielato en la Estación de Neguri para aumentar la recaudación por arbitrios durante la época veraniega. Pero para todos estos funcionarios públicos, los jefes de servicio decidieron la compra de uniformes, que les distinguieran. El consistorio tras unos concursillos, decidió facilitarles los siguientes efectos personales: Para el Cuerpo de Carreteros y Camineros uniformes con su par de botas y dos pares de polainas; el cuerpo de Desinfección disponía de impermeable además de su respectivo calzado; el de Aguas disponía de unos capotes encerados; los de Guardia tenían sus capotes y carteras; otros cuerpos como el de Jardinería o el empleado del Matadero también tuvieron sus respectivos uniformes. Aquellos uniformes tuvieron varios encargados de su confección, “Pañería del Abra”, D. Celestino Gil, Herederos de Arechavala y D. Tirso de Albeniz.

Pero Getxo necesitaba diversiones y fiestas para calmar la fatiga derivada de aquella crisis. La música era algo consustancial a nuestro pueblo, de la banda municipal ya hablé en anteriores entradas. Pero hay una persona especial para los melómanos de Algorta, se trata de D. Manuel Gainza, quien fuera director de la Banda de Música Municipal desde 1919. Acababa de obtener el segundo premio en el concurso de obras para txistu, organizado y celebrado por la “Asociación de Txistularis del País Vasco”. La obra premiada fue una colección de diez cantos para txistu, presentada por el propio Sr. Gainza, con el lema “Posa ta atsegiña”.

Y como no, el cine y el teatro, siempre presentes en nuestros barrios, se manifestaban para el entretenimiento de los getxotarras. El día 15 de mayo, se proyectaba en el Gran Cinema de Algorta la película “El Teniente Seductor” de Maurice Chevalier. El sábado día 21 de mayo, se celebraba en el Gran Cinema Algorta una velada teatral, organizada por el cuadro dramático de “Euzko Etxia”, representándose obras de los señores D. Isidro Parada, D. Manuel de la Sota y D. Ramón de Amézaga. Comenzó con una sinfonía por la orquesta de Euzko-Etxia. que hacia la primera presentación en público. Siguió con “Iker, el pastor”, pastoral lírica cuyos principales personajes fueron encarnados por niños. Le siguió “La vieja que pasó llorando”, una producción de D. Manuel de la Sota, a continuación le toco el turno a “Ezkontza billa” juguete cómico de D. Isidro Parada, por último tuvo lugar el estreno de “Qué buapo es”. Terminando la velada con el himno vasco, cantado por el público y acompasado por la orquesta.


El 4 de junio volvía a repetirse la jornada teatral, organizada por el cuadro dramático de “Euzko Etxia”, interpretando en primer lugar la pastoral Infantil de Eli Gallastegi “Iker, el pastor” que contó con la interpretación de los actores Eukene de Agirre, Pereiro Etxebarria y Larrazabal; a continuación le tocó en turno a “La vieja que pasó llorando” de D. Manuel de la Sota, que contó con la interpretación de Rosario Palacios encarnando a la “Vieja”; Merche de Agirre intervino como “Asun” la etxekoandre del caserío Ganboa; Concha de Saitua interpretó el papel de “Miren Biotza”; “Gregoritxu la de Momoitio” fue interpretada por Begoña de Etxebarria; el papel de “Simona” recayó en Rufi de Elorriaga; “Dominike la de Golpegi” fue interpretada por Elisabete de Gaubeka; el simpático “Burintza” tuvo como intérprete a Bitor de Larrinaga; Juan de Otaota bordó el papel de “Gorka” y Segundo de Atxurra interpreto a un “Etxeko Jaun”. Le siguió la obra “Ezkontza-billa” interpretada por Begoña de Etxebarria, Juan C. de Urgoitia, Tomas de Etxebarria y A. de Larrazabal. Por último se puso en escena “Qué buapo es”, que fue llevada a escena por los intérpretes de la anterior obra.

La caza, otra de las aficiones de la época, también se hacía presente entre los aficionados de Getxo. El domingo 12 de junio se celebraba en Jolastoki, en “Las Delicias” de Neguri, una reunión de todos los aficionados del municipio, con el propósito de constituir legalmente la Sociedad de Caza y Pesca de Getxo. Y como no, una de las viejas tradiciones en torno al fuego, llegaba como todos los años con el aroma característico de la brasas. El día 23 de junio, víspera de San Juan, el Batzoki de Ondarreta preparó una hoguera en el muelle de Las Arenas, en la parte del relleno, completaron la fiesta la actuación del coro de “San Juan de Portaletaña” y la de un grupo de dantzaris. A continuación siguió una romería acompañada por los txistularis.


Algunos cambio de calles venían para cambiar antiguos nombres, que otros, también antes, habían cambiado. El día 24 de junio se cambiaba el nombre de la Plaza del Transbordador (Puente Bizkaia) que pasaba a llamarse “Plaza de Sabino Arana”. El mismo día, sumándose al hecho, se inauguraba el Batzoki de Las Arenas, la prensa decía: “...los nacionalistas ondarretarras han querido sumarse al acontecimiento y para ello han acordado que se celebre en dicho día la inauguración oficial de su hermoso Batzoki...” En la próxima entrada nos adentraremos en los meses del verano de 1932 y veremos los acontecimientos que rodearon a nuestros mayores.

miércoles, 19 de octubre de 2016

UN AÑO EN LA VIDA DE UN PUEBLO -III-



Como decía en mi anterior entrada, en ésta iremos viendo las tradicionales formas de mitigar aquellos desasosiegos y algunos hechos históricos que acompañaron a nuestros vecinos.

Al igual que en la actualidad los deportes eran una de las válvulas que permitían de alguna manera quitar presión a la precaria situación de muchos cabezas de familia. El día primero de enero, la Junta directiva del Arenas Club abrió una suscripción a favor de la viuda e hijos del que en vida fue directivo de dicho Club, Mariano Inchaurtieta. En el partido que se iba a jugar en Ibaiondo al día siguiente, se pusieron mesas petitorias.

El día 2 de enero, el diario bilbaino “Excelsius” anunciaba, que el partido de fútbol que iba a enfrentar al Arenas-Real Madrid: “...Mañana se piensan batir dos records en Vizcaya. El primero, el de venta de billetes, que se van a despachar en el “eléctrico” de Las Arenas, y segundo la entrada de Ibaiondo...” El partido terminó con un empate a dos, y eso que contó el equipo madrileño con la colaboración del árbitro, que anuló un gol al equipo de casa. En el aspecto deportivo cabe destacar que nuestro “Arenas Club” empataba el día 3 de enero, en un encuentro que el tiempo respetó. Amaneció un día espléndido, el campo de Ibaiondo llenó todas las localidades menos las de tribuna, la tarde convidaba a tomar el sol. La prensa decía: “...el juego del Arenas fue de dominio e intensidad, pero con demasiada precipitación...” El Arenas salió con: Zarraonandía; Arrieta, Llantada; Gerardo, Urresti y Cilaurren; Emilín, Menchaca, Calero, García y Saro.


Las competiciones deportivas eran las que más publico arrastraban en Getxo, tanto es así, que los de Gobelaurre iniciaron en febrero un torneo para equipos sin federar. Las inscripciones se recibían en los locales del Club, en la Vega de Santa Eugenia, en el “Restaurante Gobelas”.

Otra de las vías para “minimizar” aquel estado de pobreza, era todo aquello que permitía distraer la atención de los agobios diarios a los vecinos. El día 1 de enero, en sesiones de tarde y noche, quedaba inaugurado un aparato de cine sonoro en la “Casa Social Católica” de Las Arenas. La película puesta en la pantalla se tituló “Esclavas de la Moda”. La instalación sonora fue puesta en marcha por la casa “Casa Radio-Electricidad A. Cabezón”. El Ayuntamiento firmaba un contrato con una Banda particular de música para que actuara todas las tardes de domingo y festivos en la Plaza de Sabino Arana (Zubiko Enparantza) del barrio de Las Arenas.

Otro de los divertimentos en Las Arenas, al igual que en el resto de Getxo, era el cine. La “Casa Social Católica” de dicho barrio era uno de los lugares de encuentro de muchos aficionados al cine y el teatro. El día 1 de febrero se proyectaban en dicha sala, en doble sesión, las películas “El rey vagabundo” y “La Paloma”.



Otra de las diversiones que gustaban a los baserritarras eran las peleas de gallos. En febrero de 1932, las dos galleras que competían con mayor rivalidad eran “Ollarzale” e “Iturregui”, este último de Getxo. Y a pesar de que los gallos de Galdames tenían una fama bien merecida, los de Getxo ganaron en cuatro de las cinco peleas. Iturregui compitió con cuatro gallos llamados “Colorado tuerto”, “Ganancioso”, “Cenizo derecho” y “Retinto”.

Sin embargo, algunos de los elementos más significativos de diversión en las fiestas veían peligrar su continuidad por aquella crisis. Era el caso de los puestos de “Corros de Acordeón”, que hasta el 10 de febrero venían regentando los Srs. Reguera, Marrodán y López, cuya actuación se producía en los días que intervenía la Banda Municipal. Aquellos arrendadores no podían pagar las rentas por el descenso de asistentes a las romerías. La renta por el alquiler de los puestos, en la Plaza de la Constitución (Algorta) y de Sabino Arana (Las Arenas) era de 5 pesetas al día.

Algunas edificaciones, calles y plazas iban a ver cambiar sus nombres. Durante el mes de febrero, algunos edificios históricos del barrio de Algorta, veían cambiar de moradores. Se hacía entrega a la “Comandancia de Carabineros de Vizcaya” los locales de la “Batería San Ignacio” (Algorta). También se adjudicaban las obras del grupo escolar Saratxaga y se aprobaba el proyecto de construcción de la Casa Venta de Getxo. El 17 de febrero se acordaba llamar calle “Zubiaur” a la hasta entonces denominada “Maria Cristina” de Las Arenas y a la Plazuela del Puente “Plaza de Sabino Arana”.


Esos días, la prensa, en un apartado dedicado a los hechos de antaño, recogía un suceso acaecido 45 años antes, en 1887: “...En Las Arenas, una embarcación inglesa llama “Almiare”, resultó embarrancada, con grandes peligros pudo ser evacuada la tripulación y el vecindario de Guecho cooperó en el salvamento...”

Y a pesar de no ser un tema exclusivo de Getxo, por su cierto interés histórico, no me resisto a traer a estas páginas un hecho que merece ser entendido en su época, y ver el tratamiento que cierta prensa, excesivamente confesional, daba a un hecho que debiera haber sido considerado normal. El día 14 de enero se discutía en las cortes españolas sobre la secularización de los cementerios. Se proponía: “...que los enterramientos en cementerios católicos o civiles fueran a voluntad de los fallecidos o de sus familiares...” Desde los sectores más conservadores, incluyendo en ellos al diario bilbaíno “La gaceta del Norte” se combatía el posible dictamen, titulaba la rotativa: “...El debate sobre secularización de cementerios da lugar a una nueva demostración de ignorancia...” El canónico Sr. Guallart decía: “...El proyecto es un atentado contra los derechos de la iglesia que han sido entregados por Dios, quien está por encima de todos, incluso del Poder civil...” Finalmente la ley, de 30 de enero de 1932, decía: “...Ios cementerios serán comunes a todos los ciudadanos, sin diferencias fundadas en motivos confesionales...” El diputado D. José Antonio Aguirre, el día 20 de enero planteaba: “...Que las disposiciones de esa Ley solo sean aplicadas a los restos inhumados, únicamente durante el plazo que establezcan las leyes sanitarias..., pudiendo después la familia o los herederos recoger los restos y depositarlos fuera de los cementerios municipales...” Y se preguntaba: “...¿Qué se va a hacer con los cementerios protestantes que hay en la zona de soberanía del Marruecos español?...” El ayuntamiento de Getxo acordaba cumplir la normativa el día 17 de febrero. En el cementerio municipal acababan los trabajos de construcción de un crematorio.

Pero no solamente era ese el frente que tenía la Iglesia con el poder civil, no parece que a algunos sectores les encantara la República, el día 14 de enero el diario conservador, decía: “...“La república de la broma”, esta obra será puesta en escena en la “Casa Social Católica” de Las Arenas, por el cuadro artístico de los Luises...”


La seguridad en los barrios era otro de los asuntos que el consistorio trataba el día 13 de enero, se nombraban guardias municipales nocturnos para el barrio de Neguri.

Y distendiendo un poco aquel estado de cosas, los pequeños pasaban a ser objeto de atención municipal, aunque seguro que ellos no les hicieron nada de gracia aquellos acuerdos municipales. Pocas cosas habrá, como las celebraciones de los bautizos, que hayan provocado tanta algarabía entre la chiquillería. El día 25 de febrero, el consistorio getxotarra publicaba un bando que iba a alterar las costumbres de esas celebraciones: “...se prohíbe terminantemente el que en los bautizos se arrojen a los niños, dulces, monedas y otros objetos...”

Algunos hechos no suscitados en Getxo venían a enredar un poco más aquel año convulso de 1932. El día 3 de febrero el Ayuntamiento de Getxo, con un solo voto en contra, el de los concejales Srs. Sánchez y Bringas, acordaba hacer constar la protesta del consistorio por el decreto del gobierno que ordenaba la disolución de la compañía de Jesús, y dirigía un telegrama a la presidencia del Consejo de Ministros.

A veces se veía un poco de luz al final del túnel, algunas empresas establecidas en nuestro término municipal, como el taller de herrería de D. Andrés Basagoiti, situado entre la calle Acacias y el rio Gobela, aumentaba sus instalaciones a mediados de febrero.


Con la siguiente entrada entramos en la temporada de primavera, e iremos viendo cuales eran las cosas que preocupaban y divertían a nuestros antepasados en esa época.