MEMORIAS DE GETXO

lunes, 29 de julio de 2013

LA CAMPA DEL DIA DESPUES


Cuando llega el día de Paellas, a medida que vamos llegando a la campa, nos encontramos con un centro festivo perfectamente ordenado, las hileras de toldos perfectamente alineadas, la zona común con un bello escenario, el bar de la organización, todo presenta un aspecto estupendo, a veces parece que siempre a estado allí, como si estuviera todo el año bajo tierra, para surgir alegre y bullicioso el Día de Paellas.


Pero no es así, previamente gracias a un grupo de personas, que de forma desinteresada, realizan la labor de montaje de ese escenario festivo, socios de Itxas Argia, que desde que los pioneros Damián Ayo, Antonio Bilbao y Félix Yurrebaso, de esta impresionante fiesta, ha ido generación tras generación dando paso a grupos de nuevos voluntarios, que con su callada labor, posibilitan que los demás podamos disfrutar de, probablemente, uno de los mejores días de fiesta del municipio.


El despliegue del montaje es increíble. Se utilizan 1372 tubos de diferentes medidas (6, 4, 2.5, 2 y 1.5 mts.), 354 empalmes y 1375 bridas, es un trabajo arduo que desarrollan en los días previos a la fiesta, pero que el desmontaje realizan en un solo día, tras la misma.


Pasado el día de Fiesta de Paellas, tras la paulatina desaparición, al caer la noche, de los últimos recalcitrantes, con la nostalgia del día pasado, y la ilusión de su regreso el próximo año, la campa queda silente, con un mundo de desperdicios y esqueletos metálicos, que un nuevo equipo humano, al día siguiente tendrá que recoger y enviar a reciclar.


Es el momento de la campa del día después, la que requiere, nuevamente del equipo humano, de personas, que antes montaron esas inmensas hileras de mecano-tubo, que con el sol sobre sus espaldas, el cansancio acumulado de los días anteriores de arduo trabajo, acometerán el desmontaje y clasificación de tubos y abrazaderas, es impresionante su trabajo en equipo, pero al día siguiente no queda casi vestigio de aquellos pequeños txokos, que poblaron la campa. Aunque no sería correcto dejar sin nombrar a los empleados municipales de limpieza, que tambien colaboran para que todo el solar quede, casi, como si no hubiera pasado nadie por alli.



Esta Fiesta que por su dimensión humana, el colorido, las maravillas gastronómicas que de ella surgen, hacen que permanezcan en nuestra memoria con la nostalgia de los días pasados, de los amigos que estuvieron, y el deseo de que nuevamente, el próximo año, podamos repetir, merecen de un homenaje a esas cuadrillas de Itxas Argia, que año tras año posibilitan una de las fiestas mas entrañables, animadas y participativas, de cuantas se irán sucediendo de Getxo.

jueves, 25 de julio de 2013

2013-FIESTAS DE SAN IGNAZIO



A punto de iniciar las Fiestas de San Ignazio del 2013, la “crisis” también parece haber llegado a las fiestas, en el programa festivo de mano parecen haber desaparecido los siempre vistosos fuegos artificiales, incluso las cuadrillas han organizado el “Día de Recortes”, debido al recorte realizado en el mismo, organizando para el lunes 29 de Julio, día en que se celebra tan singular efemérides actividades gratuitas, no recuerdo, salvo en el corte entre 1937-1939, provocado por el golpe de estado franquista, ningún programa de fiestas en el que no hubiera fuegos de artificio.

Por otro lado el recorte en fiestas populares ha sido significativo a supuesto un 40%, mientras que en los mega-conciertos el recorte solo ha sido del 5%, desconociendo que las fiestas o parten de la iniciativa de las cuadrillas o no son fiestas.


Existen diferentes formas de entender las fiestas, alguna de ellas en el pasado ya se ensayaron, las dirigidas por los organismos municipales o las creadas en base a la participación popular, pero en general, el alma de las mismas son las gentes jóvenes, autentico motor la la participación y el ingenio.

El inicio de las mismas tendrá lugar el Sabado 27 de Julio, con la lectura del pregón a cargo de la cuadrilla Hor Dago Koska (ganadora del concurso de cuadrillas del año pasado), el homenaje a la ikurriña, y txupinazo de la mano de la Ikastola San Nikolas, en Telletxe.


Estas fiestas a lo largo de los años han tenido diferentes espacios festivos y programación, pero parece que lo que permanecía en el programa festivo era la exhibición de fuegos artificiales, el 20 de Julio de 1883, primera referencia documentada, de las fiestas de Getxo, el Ayuntamiento para dar animación y crear diversión para los vecinos y forasteros, que afluían a las playas, creó una comisión a fin de elaborar un calendario festivo.

Aquel 31 de Julio comenzaba la mañana con un toro embolado, que a las 9 horas de la mañana se corrió en la playa de Ereaga, por la tarde desde las 16 horas se celebró una romería en la Plaza de San Ignazio, finalizando con la quema de unos vistosos fuegos artificiales en dicha plaza.
A comienzos del Siglo XX tenia gran importancia en todo acto festivo la participación de la Banda de Música y los llamados “Tamborileros”, las actuaciones de Aurreskularis, y las romerías, sus espacios festivos iban desde la Plaza de Maria Cristina, a la de San Nikolas de Bari (también llamada de la Constitución), Plazuela de Florencio Larrondo, Plazuela de San Ignazio, el Castillo y la paya de Ereaga.


Otro de los espectáculos, casi permanentes, a lo largo de lo años es el Criterium Ciclista “Circuito de Getxo”, que este año cumplirá su 68 edición, circuito que tendría su inicio en 1923, una de las pocas carreras ciclistas en formato de circuito urbano, su tercera edición se recogía en el programa de fiestas de 1926. Circuito que en el año 1950 arrancaría en la estación de Areeta-Las Arenas, que contaba con un total de 14 vueltas, recorriendo 75 km., disponiendo de megafonía por todo el circuito de la mano de uno de los comercios de solera muelleko “Radio Reguera”.


Durante los primeros años de la postguerra, aquellas “celebraciones” estaban dedicadas al autobombo de los “ganadores”, montándose algunos espectáculos a mayor gloria, como la regatas de las “Falanges del Mar”, en la que el reparto de premios se realizó en uno de los buques de la “escuadra nacional”, el espectáculo “Pro-monumento a los mártires”, que se celebró en el Gran Cinema de Las Arenas, con los acróbatas Polo, Nimo y Andy, la canzonetista Isabelita Ageo, el hombre de los homoplatos de acero Liansakor, y otros ilusionistas y funambulistas. 

 
 
En 1959 aparecería por primera vez la “Travesía del Contramuelle de Arriluze”, que a pesar de no estar propiamente dentro de las fiestas de San Ignazio, era como un preludio al inicio de las fiesta, se celebró el 17 de Julio de dicho año, con la participación de dos de las grandes figuras del momento Jimenez y Espinosa.

 
En 1964 haría su aparición el desfile de carrozas, aquel festejo recorría el paseo de Arriluze, desde la Playa Balanar (la Bola) hasta Ereaga, la concentración de las carrozas se realizó en Negubide, abría la marcha un pregonero a lomos de un magnifico ejemplar equino, vestido de época, iban acompañadas de un grupo de dantzaris y txistularis, de la Banda Municipal, en medio de una batalla de serpentinas a bordo de las carrozas, presidiéndolas iban las aspirantes a reinas de las fiestas, se presentaron trece carrozas en representación de las sociedades del municipio, entre ellas las de la Sociedad Bidebitarte (representaba una alegoría de caza y pesca), la de Itxas Gane (un grupo de dantza), el Culb Deportivo Getxo (el cuento de Blanca Nieves y los siete enanitos), el Culb Jolaseta que resultaría ganador (una gigantesca raqueta de tenis), el desfile era verdaderamente vistoso, con el paso de los años decayó desapareciendo del programa festivo.


En 1971 se celebraría en las Fiestas de San Ignazio, en el rellano de la plaza de Ereaga, cual fuera una imagen de la película “Calabuch” genialmente interpretada por Jose Luis Ozores, una novillada con dieciocho astados, en una plaza portátil hábil para 4000 espectadores.

 


Las barracas de Ereaga, lugar común de niños y aitas, un espectáculo que a lo largo de los años ha ocupado diferentes espacios (Ereaga y Puerto Viejo), lugar de fantasía para los pequeños y adolescente, aunque aveces de diverión para los mayores, que a bordo de las cadenas, del carrusel, de los autos de choque, del tiro al palillo o del pulpo, ocupaban las tardes de varias generaciones.


Las Fiestas de San Ignazio comenzaron a coger auge con la participación popular con el final de la dictadura, la participación de las cuadrillas, que cada vez cogía mas arraigo popular, con espectáculos callejeros como la bajada de cuadrillas, los encierros y el cine en trinitarios, los concursos de comedores de carne en San Nikolas, los bertzolaris en Satistegi, y los concursos gastronomicos (Tortillas y Txipirones).

Bajada de Cuadrillas:

 


Concurso Comedores de Carne: 

 

Concurso de Txipirones:


Ambiente festivo por el pueblo:


A pesar de esta crisis, de quienes la han provocado, de todas aquellas circunstancias que las hacen palidecer, nuevamente nuestra gente joven y los no tan jóvenes, conseguirán, también este año, que la participación activa de todos los vecinos haga de las mismas unos días de relajación y alegría, que dejen en el recuerdo, la desinteresada participación de aquellos que en la sombra las hacen posibles nuestras cuadrillas a través de la “Comisión de Fiestas” y de la imaginación de los vecinos de Algorta.

!!ONDO PASA!!