MEMORIAS DE GETXO

lunes, 29 de mayo de 2017

ITXAS GANE, LOS PARTES DE MONTAÑA y -IV-


Esta última entrada sobre “Itxas Gane y los Partes de Montaña” recoge algunas de las actividades de una nueva generación de mendizales durante los años 60-70.

Aquel grupo alpino, que en marzo de 1.954 creó su primer Reglamento bajo el nombre de “Grupo Artístico-Excursionista Itxas Gane O.A.R.”. Ya para los años 70 había cambiado el formato del “Parte de Montaña”. Ahora reunía más datos referidos a las fechas oficiales de la Sociedad, además de recoger las principales actividades montañeras “15 Montes Fijos”, “8 Travesías”, “15 Montes Libres con 3 de más de 1.000 mts.” y el Concurso Infantil de “10 Montes Libres con 2 de más de 1.000 mts.”.

Otra de las opciones era el concurso denominado “Recorrido de los Cien Montes”, la “Federación Vasco Navarra” en una publicación de 1956 titulada “Catálogo de Cimas para el Recorrido de los Cien Montes”, daba una relación de las cimas puntuables; en ella incluía algunos montes de provincias periféricas (Burgos, Cantabria, Rioja..). En aquella edición se incluía la reglamentación y bases para el concurso, así como las cimas incluyendo su altitud, toponimia y mapas de situación, según indicaban en su prologo: “...Nuestro recorrido de los cien montes se basa en el conocimiento completo de la topografía de la provincia, en la forma de practicarlo, anteponiendo la constancia a la velocidad…” 


En la relación de montes que acompañaban a dicho catálogo aparecían cien alturas de Bizkaia, por orden alfabético, encabezaba aquella relación el “Aitz-Tiki” (732) cuyo acceso indicaba se realizaba desde Izurza (Abadiño); siendo el de mayor altitud el “Aldamin” (1362) situado en el macizo del Gorbea, y cuyo acceso aconsejaban realizar desde Zeanuri. En un mapa geográfico indicaban la situación de todos ellos, entre los que se encontraba los más próximos a nuestra localidad: el “Ermua” (290) en Arminza, “Munarrikolanda” (255) en Berango y “Unbe” (301) en Loiu. Le acompañaban pequeños mapas tridimensionales que facilitaban los accesos a las cumbres seleccionadas.


El concurso consistía en la ascensión a cien montes diferentes durante un periodo de cinco años consecutivos, sin que el tiempo utilizado excediera de 10 años. Los participantes debían tener la tarjeta de montañeros federados. Las cimas elegibles eran las establecidas en aquella publicación, el máximo de montes realizables era de uno por día. La consecución de aquellas diez cimas otorgaba el derecho a ser admitido en “La Hermandad Vasco-Navarra de Centenarios Alpinos”, para ello era necesario enviar a la federación una relación de las cimas conseguidas detallando la fecha, montaña ascendida y altitud, y el número de tarjeta como federado, en un documento que se remitía a la federación y que empezaba: “...Al hermano mayor de la Hermandad de Centenarios...” Aquel trámite otorgaba el derecho a pertenecer a la “Hermandad de Centenarios Montañeros” una vez fueran declarados finalistas por la federación. Algunos montañeros de Algorta tienen 7 centenarios, es el caso de José Manuel Basterretxea “Ritxi”.


Algún vecino de Romo lleva realizados 12 centenarios, es el caso de Felipe Trincado que junto a su esposa María Dolores Santurtun, cuatro veces centenaria, forman un equipo de octogenarios, antiguos montañeros de “Itxas Gane”, que recorrieron las principales cimas establecidas por la federación para entrar en la “Hermandad de Centenarios”. En el caso de Felipe su primer centenario lo realizó cuando pertenecía al “Grupo Alpino Industrias Aguirena,S.A.” en 1958, el primer monte al que ascendió fue el “Ganekogorta” (999 mts.) un 12 de febrero de 1.958 y el último un 19 de noviembre de 1.967 en que ascendió al alto de “Murga” (606) en el macizo del Gorbea, en ese periodo de tiempo, en los cien montes, había ascendido una suma de (83.688). En su sexto centenario, el 3 de enero de 1.988 ya como socio de “Itxas Gane”, ascendió en primer lugar al monte “Artesa” (Elimendi) en Nafarroa de (1.133 mts.). Terminaba su trayectoria de montañero centenario el 27 de diciembre del 2011, con el el monte “Garbea” (718), la cumbre más oriental de los montes de Ordunte. Entre los macizos de alta montaña había ascendido entre otros al “Mulhacen” (3.478) y “Veleta” (3.407) en 1.969, en 1982 lo hizo cima en el “Monte Perdido” (3.335). Su esposa Dolores Santurtun con sus cuatro centenarios conseguidos con “Itxas Gane”, comenzaba un 7 de enero de 1.983 ascendiendo a la “Cruz de Motriko” (851), y terminaba su cuarto centenario en el “Moratza” (1.058) en la Sierra de Portilla (Araba).


En la relación que facilita dicha hermandad aparecen otros montañeros de Itxas Gane Koldobika Urresti con (1), José Ángel Urrutia (1), Rufino Yarza (1), Juan Miguel Artabe de Luzuriaga (1), Jose Ignacio Bilbao Rasines (3), Jose Luis Garay (3) y Jose Antonio Mendizabal (3).

Se creó la “Tarjeta para los Concursos de Montaña” para introducirla en los buzones de los montes. Esta era de menores dimensiones que la anterior con forma de carta. Las tarjetas eran introducidas por cada montanero en los buzones de los montes fijados para los distintos concursos, rellenado previamente los datos del monte, altitud, hora y día, nombre del participante, dicha tarjeta se terminaba de cumplimentar por el club al que perteneciera el montañero que la recogía del buzón, que indicaba en la misma sus datos y el club al que pertenecía, haciendo entrega de la misma en su propio club.


A Itxas Gane llegaban tarjetas de otros clubs; al llegar el mes de enero se clasificaban las tarjetas por clubs, y en un documento al que se llamaba “Saluda” que empezaba: “...el presidente de Itxas Gane saluda al presidente de (el club al que pertenecieran las tarjetas), y le envía las tarjetas recogidas por nuestros montañeros durante el año en curso...” Cada club certificaba de acuerdo con las tarjetas, de los montañeros federados, que habían participado y realizado las cumbres de los diferentes concursos y se enviaban a la federación.

Dentro de las actividades que la sociedad tenía a lo largo del año estaban la “Fiesta de Finalistas” que se celebraba el 11 de mayo; la “Misa en Amboto” en recuerdo de los montañeros fallecidos en esa montaña que se realizaba el 4 de junio; los “Campamentos Sociales y Regionales” que se celebraban del 15 al 18 de junio; el “Dia del recuerdo en Betsaide” que era el 17 de septiembre, ese día se recordaba a los montañeros que habían perdido la vida practicando esa afición, tradición que está en vigor desde 1955; y el acto más multitudinario de la sociedad la “Marcha Regulada” que el 8 de octubre de 1972 celebraba su IX edición.

Entre los meses de junio y diciembre de 1972, dentro del “Concurso Infantil de 10 Montes Libres”, se realizaron dentro de ItxasGane 8 alturas de más de 1.000 metros, entre ellas estaban Amboto, la Mesa de los Tres Reyes, el Anie. Para adultos en “15 Montes Fijos” entre marzo y junio se realizaron 3 montes de más de 1.000 metros y 10 de menos de esa altura, entre ellos estaban el Akaitz de Oñati y el Palomares de Lagran. Entre los “15 Montes Libres” se habían realizado entre los meses de enero y mayo 15 ascensiones, entre ellas estaban 3 de más de 1.000 metros, el Cervera, Urieta y Yoar, y 12 menores de esa altura: el Yandiola, Saibigain y Irukurutxeta.


La relación de sociedades de montaña federadas era extensa, y nos da una idea de la afición existente en el año 1968 la relación de Sociedades de las provincias de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa publicada por la federación. En Araba existían 7 sociedades entre ellas “S.E. M. Iradier”, que tenían expedidas un total de 764 tarjetas federativas y le correspondían 33 votos en la asamblea de la federación; en Gipuzkoa 51 entre las que se encontraban “G.M. Pol Pol”, “C.D. Anaitasuna”, “U.D. Aretxabaleta”…, que tenían expedidas un total de 3.294 tarjetas federativas y le correspondían 151 votos; Bizkaia contaba con 30 sociedades federadas entre ellas “Itxas Gane”, “C. Deportivo”, “Ganerantz”, “Ganguren”, “Padura”, “Tavira”…, que tenían expedidas un total de 2.257 tarjetas federativas y le correspondían 106 votos. Nuestra sociedad “Itxas Gane” tenía 70 federados y le correspondían 3 votos en la asamblea de la federación.

La seguridad en la montaña siempre fue un elemento a cuidar. Eran años en los que el teléfono móvil y el Gps no existía, y al igual que actualmente muchos montañeros y seteros utilizan un silbato para fijar su posición, algunos mendizales de esa época iban provistos de un silbato, sobre todos los provenientes del Scout. Es por eso que entre las utilidades para socorro de montañeros perdidos, se incluían en las tarjetas de los Partes de Montaña consejos para la seguridad en el monte, uno de ellos era de gran utilidad, sobre todo en los días de niebla o en caso de accidente, consistía en realizar con un silbato seis pitadas con pausas de 10 segundos, cada grupo de pitadas iba seguido de un momento de silencio; la respuesta en caso de ser el receptor de una de esas llamadas consistía en tres pitadas con pausas de 20 segundos entre pitada y pitada seguidas de un minuto de silencio.


Tras la primera generación de Itxas Gane, la de los años 50, quedarían como enlace con la siguiente alguno de los montañeros de esa época, entre ellos estaban Javi Aguinaco, Julio Turrez, Jose Urruria. La actividad relacionada con la participación de la vida social de la Sociedad no era tan intensa como cuando se creó, se seguían haciendo salidas al monte pero tras crearse el Socut y ocupar en 1960 el ático, su propia dinámica les llevo a funcionar de forma autónoma, por lo que parte de aquella juventud que antes acudía como uno solo a las llamadas a la montaña, ahora quedaba dividida en dos dinámicas diferentes, al menos así lo expresan algunos de los que en esos años tuvieron cargos de relevancia en Itxas Gane.

Otro de los grupos que funcionaban era el de dantza que encabezaba Juan Antonio Ayo “Basilio”, en el que participaban Tomas y Josetxu Lekanda, Joserra Elorriaga, Jose Ignacio Franco “Tanasio”, Jaime Ayo, Joseba Bueno, Patxo Zarraga, Iñaki Sarria, Luis Jesus Saitua, algunos de los cuales también habían pertenecido al Scout, que también participo de las salidas al monte y las excursiones. Esta últimas eran muy entretenidas ya desde su gestación, aquellos autobuses de dos pisos llamados “de las lecheras”, porque solían llevar las cantimploras en una zona de la parte superior del segundo piso, que estaba descubierta. Estos autobuses eran contratados en la plaza de la Encarnación de Bilbao.


Las marchas reguladas fueron, al igual que en la primera época, otra de las actividades que más montañeros atraía. Una de ellas que figura en el plano realizado por “Itxas Gane”, corresponde a los años 70, partía de la estación de Algorta y por Fadura se adentraban hacía los depósitos de aguas de Getxo, subiendo por Sustatxa seguían hacia Muñarrikolanda llegando a las Peñas de Santa Marina (Urduliz) donde se realizaba el primer control, seguía ascendiendo al monte “Gane” (188) donde se realizaba el segundo de los controles, para dirigirse por la “Ermita de San Andrés” de Sopelana dirigirse por Larrabasterra hacia “Kurtxe” (Getxo) donde se realizaba el tercer control, desde allí seguían por Azkorri hacía un punto que llamaban “Alto de Rivas” (punto alto del deposito de aguas) y siguiendo por el paredón llegaban por el cementerio de Getxo al molino de Aixerrota, desde allí y bajando por la playa de Arrigunaga se dirigirían al punto de llegada la “Sociedad Itxas Gane”. De aquellas marchas y concursos sobre estas líneas podemos ver algunos de los premios que se repartían, repartos que como decían anteriormente se realizaban en la propia sociedad.

Hasta aquí una reseña de aquellos días de largas caminatas, de amistad, en medio de un tiempo frio, que una actividad verde, llevó a nuestros jóvenes corazones, alegría y aventura en la montaña, y que pocos años más tarde otros pudieron disfrutar, aunque ya no era igual, había dejado de ser una actividad casi militante.

jueves, 25 de mayo de 2017

ITXAS GANE, LOS PARTES DE MONTAÑA -III-



El “Amboto”, la morada de “Mari”, que como dice la leyenda atrajo al joven pastor “Antxon”, de la misma forma siempre ha sido uno de los lugares de peregrinación de los montañeros vascos y como no podía ser menos, también de los de Algorta. Ese fue el destino un 19 de marzo de 1957, de dos socios de Itxas Gane: Joseba Cortina y Josu Zubiaur. Partieron de Abadiño a las 08:15 de una fría mañana, tomaron la carretera de Mendiola-Atxarte por donde pasaron a la 08:55, llegando al Santuario de Urkiola a las 9:55, la distancia que separaba este Santuario, hasta el “Collado de Santa Barbara”, la atravesaban en poco más de una hora, llegando a las 11:10, a continuación hicieron dos picos: al buzón del “Kurutxeta” (1.214) llegaban a las 11:55 y al de “Elgoin” (1.243) a las 12:20; por fin, tras una dura subida, llegaban al “Amboto” (1.331), desde esa montaña tomaron el camino hacia “Urkiola” donde llegaron a las 12:45, desde allí retornarían a Abadiño.


Algunas travesías, eran frecuentemente realizadas, solo por una o dos personas. Dentro de los partes de montaña correspondientes a las marchas de carácter libre, una de ellas, que solía realizarse con cierta frecuencia, incluso en las marchas reguladas, era la Travesía “Algorta-Martiartu-Pozozabale-Santa Marina-Larrabasterra-Azkorri-Algorta”. Esa marcha se realizó el día 18 de abril de 1957, en ella participaron, entre otros: Mari Eguizabal y Eloi Gallastegi. La salida se realizo desde “La Cadena” (Algorta) a las 8:10 de la mañana, la ruta transcurrió por Fadura hasta llegar al molino de Bolunzarreta 8:30, desde allí se dirigieron a “Martiartu” donde llegaron a las 8:55, por “Eguzkieder” (Pozozabale) pasaron a las 9:40, atravesaban el alto de “Muñarrikolanda” a las 10:10, la “Cruz de Santa Marina” era visitada a las 10:35, atravesaron “Larrabasterra” a las 11:13, siguieron hacia “Azkorri” por Zientoetxe donde llegaron a las 11:33, finalmente retornaron al punto de partida a las 12:20.


El “Serantes” (452), ese viejo y apetecido monte, a pesar de su último repecho, situado sobre Santurtzi y Zierbena, puntuaba para los “Montes Libres”, hacia el se dirigieron un 19 de febrero de 1958, Sabin Gallastegui, Joseba Lazcano, Charo Boch y Begoña Ezcurdia. Partiendo de la Estación de Santurtzi a las 09:35, fueron dejando los tiempos que tardaron en realizar la ascensión; a las 9:43 pasaban por Mamariga, cruzaban las runinas del fuerte a las 10:20, llegando la la cima a 10:30, tras dejar la tarjeta en su buzón, y realizar un pequeño descanso, comenzaron la bajada tan solo un cuarto de hora más tarde.

De los montes de la margen izquierda, uno de los más visitados, por los montañeros de “Itxas Gane”, fue el “Arroletza” (454), no era de los grandes pero su subida desde Santa Agueda, era muy apetecida para el concurso de los montes “libres”. La salida fue un día frio y triste de un 9 de febrero de 1958, a las 9:05 de la mañana tomaban el tren en la estación de Algorta destino Lutxana-Erandio, un nutrido grupo de mendizales: Lide Basarte, Asun Tubet, las hermanas Iciar y Julita Inchausti, Begoña Ezcurdia, Mari Luz Learra, Conchi Bilbao, Javier Aguinaco, Julio Turrez, Jose Antonio Zalduegui, Juan Larrondo, Gaizka Gallastegui, Jose Mari Mendizabal, Jose Mari Eguizabal, Jon Nikolas, German Garamendi y Joseba Cortina. Llegaron en el ferrrocarril a las 9:30 a Lutxana, desde la estación fueron andando hacia el pasaje de la ria, embarcaron en un viejo bote de madera, el botero con un ruido cadencioso, fruto del rozamiento de los estrobos contra los toletes, palada a palada les condujo a la otra orillas, a Lutxana-Barakaldo, tardaron escasos diez minutos en realizar ese recorrido. Con paso raudo se dirigieron hacia Cruces, donde llegaron a las 10:15; desde allí atravesando “Basatxu” se dirigieron hacia el cruce de caminos que conducía al “Arroletza”, eran las 11:00 horas, tan solo les faltaban diez minutos para llegar a la cima.


Algunas salidas eran firmadas, y así aparecía, por tan solo un montañero, aunque en este caso dudo, que no fuera acompañado por otros mendizales. Se trataba de Josu Zubiaur. El 20 de julio de 1958, les tocaba atacar al monte de Gatzaga “Aizorrotz” (736), aunque en el parte figuraran 850 metros. Se trasladaron a Gasteiz, desde donde cogieron el ferrocarril que iba a Leintz-Gatzaga, que salía a las 10:45 del centro de Gasteiz, llegando a Gatzaga hacia las 11:19. Para atacar esa cima, partieron desde Leintz-Gatzaga a las 11:20 de la mañana, subiendo hacia el alto de Arlaban, tras cruzar las vías del ferrocarril, se dirigieron por el alto de Arlaban hacia la carretera que conduce a Eskoriza, pasaron por unos caseríos y un manantial, frente a Zarimutz, que reflejaban en el mapa que acompañaba al parte de montaña, comenzando la ascensión hacia el “Aizorrotz”, llegaron a la ermita junto a la cumbre a las 14:20, desde allí nuevamente por la carretera anterior, se dirigieron hacia Venta Fría (Alto de Arlaban), a donde llegaron a las 18:00, se trasladaron a Felix-Enea en Gatzaga, para coger el tren de las 21:05 que les conduciría a Gasteiz donde llegaron a las 21:55.

Fue una época en que la montaña era algo más que una afición, que condujo a las cumbres de Euskal Herria a centenares de montañeros de Getxo, Itxas Gane fue uno se sus referentes. Si nos atenemos al conocimiento, porque vivimos la época, o a las fotografías de esos días, podemos concluir que las ropas que utilizábamos para el monte eran muy básicas, en general se limitaban a pantalones de mahón, y como chamarra se utilizaba una prenda a cuadros, verdes y negros para los chicos y granates y negros para las chicas, aunque las últimas también utilizaban la de los primeros, eran más escasas otras prendas de paño acolchadas, pero en general de escasa protección contra la lluvia, luego salieron los impermeables de nylón “piumadoro” igual de inútiles ya que el agua penetraba hasta nuestros huesos; el calzado era quizá la parte más penosa, las botas “chirucas”, un calzado de batalla que fue símbolo de toda una generación, cómodas para andar pero increíblemente permeables a la humedad, aquellos sencillos calcetines blancos de lana, que cubrían pies y la parte baja de los pantalones, en cuanto llovía un poco se convertían en un lastimero trapo frio, que dejaban nuestros pies ateridos de frío; algunos cubrían sus cabezas con una txapelas (boina de lana) en general de color negro, no era habitual ver pasamontañas.


Días de montaña que se disfrutaban, muchas veces con la compañía de Txistularis, muchos de los mendizales a su vez formaban parte de los grupos de dantza de las diferentes sociedades. Por lo que no era extraño que en algunas salidas, más numerosas, se bailaran en medio de poblaciones o campas jotas y espatadantza.

La entrega de premios al cabo del año, era uno de los momentos más esperados, se realizaban en diversos sitios entre ellos Butrón y Lukiz, pero los más sonados de Getxo eran los que se entregaban en la plaza de San Nikolas de Algorta, que tenían como escenario el quiosco de la plaza, que entonces estaba junto al frotón. Michas veces la presencia de algún sacerdote era salvadora, ya que ciertas “autoridades poco democráticas” trataban de impedir la asistencia a determinados actos festivos.


El medio de transporte más habitual era el ferrocarril, aunque para ir a determinados sitios, a veces, era necesario recurrir a rudimentarios autobuses y tranvías como el de Arratia, escasas veces se recurría al coche, era un medio casi incipiente.

En uno de los partes de montaña de 1956 aparecía una extensa relación de aquellos montañeros de la primera época, que un 6 de mayo ascendieron al “Bizkargi” (563), relación que deseo incluir al finalizar esta entrada, y cuyos nombres recojo fielmente, tal como se transcribieron: Emilia Uranga, Mari Carmen Oregui, Juanjo Gainza, Jon Nicolas, J. Manuel Aguirre, Joseba Cortina, Josu Zubiaur, Iñaki Laraudogoitia, Omanol Garate, Jon Larrinaga, Jon Uriarte, Gotzon Garamendi, Eukeni Gallastegui, Gaizka Gallastegui, Sabin Gallastegui, Jose Ramón Campos, Koldo Urresti, Iñaki Uria, Javier Artolozaga, Patxi Camiruaga, Iciar Inchausti, Julita Inchausti, Mari Cruz Inchausti, Miren Bilbao, Angeles Huerga, Nati Arzubiaga, Mari Luz Learra, Begoña Ezkurdia, Garbiñe Aguirre, Jasone Aguirre, Begoña Learra, Carmen Turrez, Edurne Camiruaga, Miren Bengoechea, Begoña Zulueta, Edurne Garate, Nati Soler, Iciar Iturregui, Mari Cruz Manso, Josune Azcorra, M, Paternain, Miren Oregui, Javier Aguinaco y Miren Maguregui.


Con esta entrada termina este pequeño repaso, de una de las actividades más lúdicas, de la Sociedad “Itxas Gane, GAE del PA”, que era como aparecía en el anagrama de su escudo, y que significaba “Itxas Gane, Grupo Artistico Excursionista del Patronato Aldai”, que generó a mediados del Silgo XX (1956 al 1959) una intensa actividad montañera. Aunque en la siguiente entrada, recogeré algunos datos de la actividad de una nueva generación de mendizales durante los años 60-70.

lunes, 22 de mayo de 2017

ITXAS GANE, LOS PARTES DE MONTAÑA -II-


Siguiendo con las actividades montañeras de “Itxas Gane”, en esta entrada iremos viendo algunas de las salidas, que conseguirían coronar algunos montes bizkainos.

Otros montes de mayor altitud también fueron protagonistas de aquellas salidas montañeras. Y su duración era de mayor tiempo, para todo el día, fue el caso del “Concurso de travesías”, que el domingo 13 de mayo de 1956, transcurrió entre Sodupe y Areta, con la ascensión a los picos “Galarraga” (901) y “Goikogane” (702). Fue uno de los partes de montaña, que con más lujo de detalle y descripción llenaron, Koldo Urresti, Joseba Cortina (+) y Josu Zubiaur. Esa travesía comenzaba a las 7:33 de la mañana, con salida desde la estación de Algorta; el siguiente tren partiría desde Bilbao hacia Sodupe a las 8:30 horas, llegando a esta última estación a las 9:10 horas. La travesía comenzó a las 9:15 horas, partiendo de dicha estación, camino de los caseríos de Elubarri, para comenzar la ascensión hacia el alto de Sagarminaga; la llegada al alto fue a las 9:40 horas, desde allí avanzaron hacia las faldas del monte Galarraga. El horario de la ascensión estaba perfectamente detallado en aquel parte de montaña, el último tramo, que iniciaron a las 10:25 tenía según describían: “...una durísima pendiente...” Hicieron cumbre a las 11 horas, habían invertido desde su salida de Sodupe 1 hora y 45 minutos. Tras una hora de travesía hicieron un descanso para reponer fuerzas: comieron un bocadillo y partieron a las 12:30 hacia las faldas del monte “Kamaraka” (782), a cuyo buzón llegaron a las 12:45, tras descender un trecho para situarse en las faldas del “Goikogane” (692), hicieron la última cumbre de la travesía a las 13:10. Desde ese alto se podían divisar a sus pies dos pueblos de la orilla del Nervión, Miravalles y a su derecha Areta punto final de la travesía, para llegar a este último pueblo descendieron por un camino que atravesaba un gran pinar, situado en la falda derecha del monte, mirando hacia Miravalles. A Areta llegaron a las 13:45 tras haber realizado una travesía de 4 horas 35 minutos.


Algunas de aquellas travesías tenían comentarios poco edificantes para los delegados de montaña, como la que efectuaron el día 15 de julio de 1956, desde Algorta a Loyola. Recorrido que realizaron Jon Landeta y Jon Nikolas, pasando por el Monte Oiz (1.032). La descripción de este último sobre el recorrido es casi novelesca. Comienza el relato con sus sensaciones antes del amanecer: “...Inquieto por el tiempo me levanté temprano, eran las cuatro y cuarto de la mañana del día 14 de julio, durante toda la noche había diluviado abundantementeA las cinco de la mañana partí con Jon Landeta para una travesía que iba a durar dos días… El camino por la carretera de Fadura hacia Jolaseta no nos reservó ninguna sorpresa, por ser bastante conocido para nosotros...” Para evitar mojarse caminaron por la carretera en lugar de hacerlo por el monte como habían pensado en un principio. Su primera parada fue en una tasca de Zamudio donde desayunaron, eran las ocho de la mañana, desde allí continuaron hasta Larrabetzu, por la carretera de Morga, desde donde por la carretera de Morga llegaron a Goikolexea, mucha sed debían de tener, puesto que hicieron una nueva parada, esta vez en la tasca de Loroño. Desde ese punto, y para evitar subir por la carretera al Bizkargi !no entraba en sus planes acceder a esa cima!, siguieron por detrás de la iglesia por un camino de carros por la que se subía hasta los últimos caseríos de Larrabetzu. Al final de dicho camino, les indicaron que para seguir hacia Garaitondo, que era la mejor vía para llegar al alto de Autzagane, debían de bajar una barranca que atravesaba el río, estaba próximo a una carretera vecinal que conducía hacia Amorebieta.


Siempre sin perder la altitud caminaron por la crestería próxima al Bizkargi pasando por un pinar, junto al que había varios caseríos. Desde allí fueron hasta un grupito de casas que conformaban el pueblo de Garaitondo. Bordeando los montes que se hallaban frente al Bizkargi, pasaron junto a una trituradora de tierra caliza, que estaba situada en la cima de la carretera que unía Amorebieta con Gernika. Llegaron al alto de Autzagane a las doce del medio día, la lluvía intermitente les obligo a para en dicho punto, lo que aprovecharon para almorzar en una pequeña tasca. A la una y veinticinco continuaron el camino, atravesando varios pinares, en dirección al monte Oiz, por la carretera que unía Meñaka con las faldas de dicho monte. Evitaron seguir caminos que iban dando vueltas, y para acortar decidieron seguir todo recto hacia la cima del monte. Por culpa de la intensa lluvia que estaba cayendo, tuvieron que cobijarse en una iglesia, desde la dos y diez hasta las seis de la tarde, pero ni el agua ni la niebla les arredraron, y decidieron seguir el camino, pero finalmente fue la intensa niebla que se estaba echando la que les hizo tomar la sabia decisión de bajar. La zona por la que transitaban, llena de zarzas, espinos, arroyos y barrancos, así hacía aconsejar. Se estaba echando la noche encima, su cielo se abrió al divisar a lo lejos una chabola de pastores, pero no disponía de un lugar donde hacer fuego, era de dimensiones muy reducidas, y en el exterior era imposible debido a la lluvia. Para orientarse subieron hasta una cima cercana, la del monte “Jaundiolamendi”, desde la cual se veía Berriz, pero esa población no entraba en su ruta, por lo que optaron por retornar a la chabola. Mientras bajaban, vieron a varios individuos. Les llamaron a gritos Al ver que les contestaban, se dirigieron hacia su posición para pasar la noche en la chabola, en la que cenaron. Sintieron durante toda la noche como la lluvia caía sobre el maltrecho tejado. Tras pasar la noche, iniciaron la ascensión al monte Oiz, hicieron cumbre a las 7 de la mañana. Desde donde afirmaban: “...El paisaje que se divisa es como para continuar describiendo detalles de tanta grandeza en sentida loa por la naturaleza que le rodea...” Si embrago, mostraban prisa por llegar para entregar los partes de montaña, afirmando que: “...tengo prisa por entregar estos partes, ya que los delegados de excursiones y montaña son unos pijos, me reservo mi propio éxtasis para dulcificar mi propio anhelo...” Siguiendo siempre hacia las crestas que tenían enfrente, llegaron encima de la carretera de Ermua, donde a través de un pésimo camino se dirigieron hacia Eibar. Tardaron en llegar media hora, y como era costumbre en la época, tras oír misa, siguieron carretera por Elgoibar hacia Azpeitia. Continuaron hacía su objetivo final: Loyola. Llegaron a las tres y diez de la tarde. Esta fue una travesía accidentada por la inclemencia del tiempo, que realizaron dos solitarios montañeros de Itxas Gane.


Los montes libres era una de las especialidades del concurso de montaña. A ella dedicaron su tiempo muchos montañeros de Itxas Gane. Una de esas salidas fue la realizada el día 22 de julio de 1956, el monte elegido fue el “Ganguren” (479). En la misma participaron: Nati Arzubiaga, Blanqui Hinojal, Julita Intxausti, Miren Bilbao, Mari Luz Learra, Begoña Ezkurdia, Mari Asun Tubet, Mertxe Izkoa, Begoña Uriarte, Emili Uranga, Aintzane Solozabal, Juan José Gainza, Eukeni Gallastegi, José Etxaniz, Koldo Urresti, Iñaki Uria, Luis Jesús Saitua, Jon Landeta, Jon Nikolas, Juan Mari Lores, Javier Aginako y Rafael Artabe. Aquel día la expedición salió de Algorta en tren a las 15:23 horas. Llegaron a Santa Marina a las 15:45, hicieron cima en el buzón del Ganguren, depositando su tarjeta, a las 16 horas.

Algunos de estos montañeros fueron los que ascendieron, poco tiempo después, un 26 de agosto de 1956, al macizo por antonomasia de Bizkaia, el monte Gorbea (1.475). Formaban parte de aquella expedición: Maria Ángeles Huerga, Miren Bilbao, Mari Asun Tubet, Mari Luz Learra, Nati Arzubiaga, Mari Cruz Manso, Begoña Ezkurdia, Iñaki Uria, Iñaki Amas, Jose Etxaniz, Vicente Huerga y Koldo Urresti. El itinerario y sus tiempos quedaron reflejados en el parte de montaña, que entregaron a su llegada a Itxas Gane: Salieron desde Villaro a las 7:20 de la mañana, pasaron por Karkabitxueta a las 8:35, con buen paso llegaron al refugio de Zabal-Ugarte a las 8:45, desde donde salieron tras realizar un pequeño refrigerio a las 9:50, a las 10:40 pasaban por la Campa de Arraba, llegando a Egiriñao a las 11:05, tras descansar veinte minutos partieron hacia la cima, llegando a la Cruz del Gorbea a las 11:50.


Pero siguiendo con las travesías y la literatura que algunos mendizales, realizaban sobre ellas, otra de las que merecen ser recordadas, por lo detallado del plano del recorrido, es la que realizaron el 3 de marzo de 1957. Se trataba de una marcha desde Zeanuri hasta Abadiño, pasando por el monte “Saibigain” (937). En la misma participaron: para el concurso de travesías, Imanol Sopelana, Juanjo Gainza, Joseba Cortina, Eukeni Gallastegi, Jon Nikolas, Josu Zubiaur; para el de montes fijos, Nati Arzubiaga, Mari Luz Learra, Jasone Agirre y Maria Asun Tubet; y para el de metros libres, Patxo Jimenez. El recorrido y los tiempos de paso por los distintos puntos de la marcha quedaban recogidos en el parte de montaña: Salieron de Zeanuri 10:10 por el camino que condece a la escrita de Alzusta, donde llegaron a las 10:45: de allí partieron a las 11:45 hacia el alto de Altungane, cerca ya de la cima desayunaron junto a una caseta; bordeando una pequeña colina se dirigieron hacia la carretera que lleva de Dima a Otxandio, paso que cruzaron a las 12:15; continuaron tras cruzar un riachuelo a las 12:40 camino de la cima del monte Saibigain (937), donde llegaron a las 13:10; tras abandonar la cima se dirigieron a Urkiola, donde llegaron algo antes de las 14:00. Tras descasar para comer, partieron de esta localidad a las 17:00. El recorrido Urkiola-Abadiño lo realizaron por separado, pasando por Intxalde sobre las 18:20, el paso de Atxarte lo cruzaron a las 18:50, siguiendo hacia Mendiola donde llegaron a las 19:00 y finalmente recalaron en Abadiño a las 19:30. Habían invertido en el recorrido un total de 4 horas y 5 minutos. Junto al parte de montaña dejaron un croquis del recorrido que parecía un plano de cartografía.



En la próxima entrada seguiremos viendo otras ascensiones a los montes de aquel concurso.

miércoles, 17 de mayo de 2017

ITXAS GANE, LOS PARTES DE MONTAÑA -I-


Itxas Gane, los partes de montaña es un relato de la actividad montañera del “Patronato Aldai”, que desarrolló la “Sociedad Itxas Gane”, que durante muchos años tuvo su sede social en un edificio singular, situado en la calle Caridad de Algorta.

Itxas Gane nace hacia finales de los años 40 en un edificio propiedad del Patronato Aldai, en la calle Caridad nº 3 de Algorta. En marzo de 1.954 escribió su primer reglamento que daba nombre a la sociedad como “Grupo Artístico-Excursionista Itxas Gane O.A.R.” (Organización Atlético Recreativa). Tenía entre sus actividades, tal y como figuraba en el artículo XXVII del mismo, un Grupo de Dantza, Teatro, Coro y otro dedicado a Excursiones y Montañismo. Fueron presidentes de esta sociedad en sus primeros tiempos: Juanjo Gainza, Jon Larrinaga, Eukeni Gallastegi, Josu Zubiaur, Txispi Uriarte, José Urrutia, etc. De esta sociedad ya hablé en mis entradas de junio del 2012 “Patronato Aldai, una historia de Algorta”.

Como decía, una de sus actividades estuvo ligada a la montaña. De ella surgieron grupos como el Scout y Etorkizuna, que dedicaron largas jornadas a la actividad montañera, y que muchos de sus socios y amigos, algunos de ellos ya ochentones, que protagonizaron aquellos días de estrecho contacto con la naturaleza, aún guardan en el recuerdo.


Una de las actividades relacionadas con la montaña eran los concursos llamados de “Los Cien Montes”, el de “Metros Libres” y el de “Travesías”. El Concurso de Cien Montes consistía en la realización de cien ascensiones a otros tantos montes diferentes, incluidos en el Catálogo de Cimas de Euskal Herria, el de Metros libres era una acumulación de metros de diversas cumbres, en el que valía realizar, incluso, varias ascensiones seguidas a un mismo monte “Serantes”. En estos concursos se realizaban unos despachos llamados “Partes de Montaña”, en los que se incluía una abundante toma de datos: Fechas de salida a la montaña, monte elegido, personas asistentes, recorridos y tiempos. En ellos, algunos imaginativos montañeros, describían el recorrido con todo lujo de detalles, incluso en algunos casos, con un plano detallado de la travesía. Estos concursos, recogidos en los partes, solían tener, al cabo de un año, un premio para los mejores; que en ocasiones fue repartido en la plaza de San Nikolas de Algorta.

Los partes y la actividad montañera, a la que voy a referirme, corresponden a los años 1955 a 1959 Componen un grupo de más de 340 ejemplares, y fueron realizados por miembros de “Itxas Gane”. Se han conservado estos partes gracias a un algorteño de pro, que los rescató de la basura.

El primero de ellos, que fue escrito ya hace 62 años, tuvo como protagonista uno de los montes de Triano el “Pico Mayor” (742), al que su autor Jon Nikolas adjudicaba 747 metros de altitud. La salida montañera se realizó la tarde del 13 de enero de 1955, en la misma participaron los socios Jon Arrinda, Jon Nikolas, Joseba Cortina (+), Koldo Urresti, Koldo Bengoa, Juanjo Gainza y Josu Zubiaur. Partieron desde Portugalete a las 15:45, y por la hora de llegada al Valle, debieron de llevar un ritmo frenético, o bien cogieron el autobús, ya que tal y como reflejaban en dicho parte, llegaron a las 16 horas y el recorrido es de 3,5 kilómetros aproximadamente. Koldo Bengoa, que se indicaba en el parte, realizó el recorrido a pie. Llegó al pie del funicular a las 17 horas. A partir de ese punto, juntos, subieron siguiendo la vía del funicular hasta la Reineta, recorrido que realizaron en 35 minutos; llegando al pie del pico “Peñas Negras” a las 17:20 horas, tan solo 25 minutos más tarde ya estaban junto al buzón de “Pico Mayor” desde donde, debido al fuerte viento, pasaron escasos minutos, iniciando el retorno a Algorta. Al pie del texto del parte, dibujaron un pequeño plano, con el recorrido que siguieron desde “Peñas Negras” hasta “Pico Mayor”, dejando a la izquierda el que denominaban como “camino nuevo”.


Dentro del Concurso de Monte Libres, es destacable por la extensa narración que realizó Jon Nikolas, muy dado a la literatura descriptiva, en el parte de montaña, de la salida del domingo día 22 de abril de 1956. El monte elegido, de carácter puntuable fue el Bizkargi (564 mts.). Los montañeros que participaron en aquella salida fueron Jon Nikolas y Javier Aginako. Como era habitual en la época, y así lo solían hacer constar en algunos partes, empezaban el día: “...Los mencionados participantes, después de oír la misa de la Adoración en la Iglesia de los R.R. P.P. Trinitarios de Algorta, salimos a las 5:30 horas de la mañana hacia Martiartu...” Pasaron junto al castillo a las 6:30, encaminándose a continuación hacía el monte Unbe (301), a cuyo alto llegaron a las 7:25. Desde su cima se podía ver perfectamente el camino a seguir, marcharon bajo unos árboles que marcaban la bajada hacia Lauro, pasaron junto a un grupo de caseríos, de esta población a las 7:45, camino del alto de Artebakarra (300) por cuya cima pasaron a las 8:15, desde allí bajaron a la carretera de Mungia, siguiendo el camino del monte Berreaga (363), en cuya ladera izquierda aprovecharon, según sus propias palabras: “...de 9 a 9:05 disimulamos el hambre con medio bocadillo, ya que había que hacer buena administración de los tres que teníamos entre ambos…, por hacer caso de Javi, dimos una vuelta más que regular entre espinos y zarzas, que me dejaron las patas hechas cisco por los arañazosCon un hambre que me atenazaba el estomago, que no era la mía, sino mucho mayor, sin apenas poder saborear el paisaje porque era difícil digerirlo de tanto color verde, llegamos a la cruz del “Gaztelumendi” (323) a las 10:10, donde dieron cuenta de otro de los bocadillos. Seguía la descripción: “...Cinco minutos de reposo y de oración para no desfallecer del apetito durante el resto de la marcha y en media hora bajamos a la carretera de Morga, frente a la ermita de San Salvador...” A partir de ese punto comenzaron la subida hacia el monte Bizkargi, donde llegaron a las 11:30. Estaban ateridos por la fina niebla que envolvía la cima. En veinte minutos saborearon el último bocadillo que les quedaba: “...a chupaditas para que durase más. Este era de queso. A las 11:50, en compañía de un bertsolari de Amorebieta, bajamos en dirección al pueblo de Garcia Ariño, escuchando los bertsos de un “veje bonachón” de sesenta y tres años, que nos iba recitando en un euskera erderizado para que nos fuera más fácil de coger el sentido, ya que le dijimos que estábamos estudiando la lengua de nuestros bisabuelos...” Tras mantener una breve conversación en euskera con su acompañante, quien le indicó la mejor forma de llegar a casa, llegaron a Amorebieta a las 13:15, allí cogieron el tren de las 13:50 para Bilbao. La nota más característica del día, a decir Jon fue: “…!Hambre…, hambre..., mucha hambre!…”



En la próxima entrada seguiremos viendo otras ascensiones a los montes de aquel concurso.

lunes, 15 de mayo de 2017

ENTRE DOS MUNDOS


Entre dos mundos. Este es el mundo de un artista de Getxo, más concretamente de Algorta, nacido en la calle San Martín, frente al convento de los trinitarios. Y aunque titulo entre dos mundos, uno la medicina y otro la pintura, me faltaría más de uno, pero sobre todo uno del que al final hablaré.

Dio sus primeros pasos en el mundo de la pintura en la llamada “Campa del Muerto” (Antiguo Cementerio de Algorta), aunque su relación con los cementerios ha sido larga, como contaré más adelante. Se suele decir que “de la casta le viene al galgo” y nunca mejor dicho. Se podría afirmar que a nuestro artista local, Joserra Elorriaga, parte de su inquietud le viene por vía paterna, que fue contagiada a todos los hermanos, aunque con diferente constancia y no todos continuaron con ese mundo.


Su padre, Antón Elorriaga, ya desde los 20 años había adquirido la costumbre de realizar apuntes de todos sus recorridos por Getxo. Uno de sus trabajos fue la casa del escultor Vicente Larrea, que estaba en la calle Obispo Etxeandia. Su pintura era impresionista, a decir de Joserra: “...fue mi maestro del color…, la habilidad y la viveza que tenía mezclando colores…, era capaz de descomponer en su cuaderno un color en veinte tonos...”

Los primeros dibujos de Joserra pertenecían al reino animal, de niño sus mejores trabajos fueron: “...las cabezas de caballos que pintaba en los escudos de contrachapeado que utilizábamos en nuestros juegos...” Él asistió a la academia Bidegorri, y algunos de sus amigos iban a Gaztelueta, allí les ponían deberes de dibujo: “...solíamos ir a Fadura, en el lavadero de la carretera que va hacia Simón Otxandategi; dediqué muchas horas a pintar el entorno del río...” Pero donde de verdad empezará a desarrollar las técnicas del color fue en el Colegio Santa María de Portugalete; y donde aprenderá las técnicas del dibujo fue en el Colegio San Agustín de Las Arenas, de la mano del profesor D. José Etxaniz.


Su juventud se desarrolla en torno a Itxas Gane (Scout), de donde adquirirá su afición a la montaña, la cuadrilla de la plaza y “Villa Danelis” con los guateques serán otros de sus referentes juveniles.

A los 18 años marcha a Valladolid para cursar la carrera de medicina. Al llegar a la universidad, tiene que elegir un sitio barato, nos estrenamos en el barrio de los lupanares de Valladolid, y allí: “...empiezo a decorara la pensión en la que vivíamos, eran casas del siglo XVII, de paredes tristes, empapeladas, con water único para cuatro pisos y un corral. Me junté con estudiantes de arquitectura y recorrimos la ciudad pintando sus rincones...” Allí contactó con el mundo de las exposiciones: “...había un movimiento artístico importante, muchas galerías, mi tendencia natural fue acercarme a pintores y galeristas. En esa época pintaba paisajes, edificios, todo lo que veía. La cátedra de anatomía hace una selección de dibujantes para ilustrar las clases de cada día; había que pintar cadáveres en pizarras de tres cuerpos, según las indicaciones del catedrático, que les indicaba la orientación “ ¡El hígado cogido desde esta vista!” A las tardes estaba horas y horas en la sala de disección de anatomía dando color a las pinturas de aquellos cuerpos...”


Teníamos una vespino y con ella empezamos a desplazarnos a pueblos de Valladolid. Volvía un poco sobrecogido, el paisaje de los alrededores de la capital es duro, muy desértico, era difícil encontrar un elemento que te rompa el horizonte, nos costaba mucho interpretar el paisaje, los pintores de intemperie ponemos siempre en el fondo un tope, pintamos contra algo, y en Castilla se pinta encima de algo. Teníamos que buscar aldeanos segando, los de la trilla, todo lo que estaba sobre la tierra.


Casi al final de su carrera empieza a vender pintura a los profesores para las semanas culturales vascas que se celebraban allí, hacía los carteles propagandísticos: “...llevábamos a gente muy importante de la cultura vasca (Caro Baroja, Andoni Cayero, Goyo Monreal, Xabier Lete…)...” El delegado del gobierno temía mucho a las letras de las canciones: “...no las entendían, no era su idioma, hacíamos unas traducciones muy peculiares para que pasaran la censura. El jefe de la policía, que ya nos conocía, decía: “¡Ustedes me están engañando!” No se fiaba. A aquellos actos acudían 600, 700 personas. Así que llegó a la conclusión de que para que no hubiera problema “¡Usted se queda aquí durante todo el festival, en comisaría, y si no hay problemas se va para casa!...”


Hace la mili en Sevilla: “...Coincido con un Catedrático de Historia del Arte, visitaba todos los museos con él, me empapaba de los artistas sevillanos, de su arte. Pinté en Sevilla en las orillas del Guadalquivir, y ahí es donde empecé a utilizar los cuadernos de viaje, que pinto a la acuarela, en los que hacía apuntes de los paisajes. A partir de ese momento, me acompañarán siempre! Tuve bien en cuenta todo lo que mi padre me enseñó para pintar en pie.”

Estando en la mili, trabaja como médico en la capital hispalense, más tarde, tras casarse, lo haría en La Puebla de la Barca, donde su esposa, también médico, consigue plaza: “...ejercíamos en la plaza de un médico, dos...” Tuve la experiencia de vivir en plena naturaleza. Eran médicos las veinticuatro horas del día; hacían guardia en pueblos que estaban hasta cincuenta kilómetros de distancia. Allí escribí y pinté mucho al natural.


Volvemos a Algorta y hago sustituciones hasta que me afianzo como médico en Berango. Estuve once años en esa población. Para entonces habíamos hecho unas tentativas de asociación artística llamada “Ateak Zabalik”, entre Potxo Onandia, Adolfo Martín y José Fernández; aún no teníamos sede y las reuniones las hacíamos en cualquier sitio. Hicimos una primera exposición con motivo de la inauguración del Aula de Cultura de la Plaza del Mercado de Algorta. José Fernández elaboró unos manifiestos para consolidar un colectivo que promoviese una especie de Escuela de Oficios, al estilo de la que hubo en sus tiempos. Así surgió el colectivo “Antzezaleak” del que fui presidente. Disponíamos de unos fondos muy precarios, gracias a los constructores hermanos Zabala de Andra Mari, que habían comprado el chalet del Doctor Diliz, de la calle Torrene, enfrente de la tienda de las Learra. Logramos tener nuestra primera sede. Es en ese momento cuando usaré las técnica de tintas a granel (Pinceles gruesos con mucha tinta) aplicándola directamente sobre el lienzo.


Se fue incorporando nueva gente: Iñaki Miro (Ceramista), Solana (Acuarelista), Rosa Calzada (+). Todos los años hacíamos una exposición en el Aula de Cultura de los miembros del colectivo. De Torrene pasaríamos a la Avenida Basagoiti, a la casa “Manene”. Lo bueno de los colectivos es que vas viendo a otros, lo que a ti en un óleo te lleva mucho tiempo, el acuarelista lo resuelve en veinte minutos: “...En el momento que me encuentro como pintor creo que he tocado todos los palos. Curiosamente mis primeros dibujos de paisajes son del cementerio de Getxo. Para el año 66-67 ya andaba por los cementerios, de tal manera que alguno decía que estaba totalmente loco. Cuando preguntaban a mis amigos dónde está Joserra, les decían !Estará en el cementerio!…, El cementerio tiene unas esculturas muy buenas. A la tumba de los Basagoiti le puedes estar dibujando desde veinte ángulos un año entero y no has parado...” Pintó muchos paisajes de Getxo: “...Al principio no quieres que la gente te vea, así que empece a ir a Areatxu, Kantarepe, Arrigunaga, Azkorri, y caseríos ya desaparecido como Sagutxune…, es raro el año que no me paso por Túnel Boka, la Salvaje, tomando apuntes...”


Como decía al principio otra de sus facetas es la de escritor. Escribe sistemáticamente, tanto en sus cuadernos sobre viajes como otro tipo de literatura. Pero quizá la que mejor se acerca a su mundo interior , es la que surgirá tras la llegada a Frúniz: “...Vinimos a vivir en 1988, y es aquí donde empecé a desarrollar un mundo mágico que posteriormente convertiría en un libro, que publiqué en el 2011 “Berroiales”. Este cuento surge a partir de nuestra llegada a la “aldea”. Queríamos criar a los hijos en contacto con la naturaleza, y una de las oportunidades que tenemos los que hemos sido padres , es que los niños te trasladan a un mundo que a medida que te vas haciendo adulto lo pierdes, pero que es rescatable, si pones un poco de atención, porque ellos te lo descifran perfectamente.

En la soledad de esta aldea, con las inclemencias del tiempo, sin calefacción. Todo esto estaba salvaje, eran todo huertas y había un molino enfrente de nuestra casa. El misterio de las nieblas, la noche y los animales del bosque, los jabalíes venían y nos levantaban la huerta. Vivíamos en plena naturaleza y se va desarrollando una magia que iba a dar lugar esta historia.


Me comprometí con mis hijos a contarles un cuento todas las noches, antes de dormir, siempre que se hubieran portado bien durante el día. Habíamos descubierto un mundo nuevo donde vivían esos personajes. A la vez que les contaba el cuento yo iba diseñando los personajes. Eran del tamaño de un palmo, ese mundo nuevo era la intimidad del molino abandonado. El molino aún funcionaba, el agua corría por su túnel, la antepara se llenaba de agua, las ruedas giraban en el mismo, en las noches de invierno surgía un misterio, les hice creer que allí se movían unos personajes, que cuando les mirábamos se escondían, mimetizándose con la vegetación del molino, porque tenían un color verdusco…”


Así el cuento iba avanzando, y llenaba las noches de invierno con la fantasía de aquellos seres, poco a poco su hábitat, sus costumbres, sus personalidades empezaron a surgir: “...De vez en cuanto oíamos un sonido, un !Chop! en el agua, que la gente dice que son ranas, pero nosotros sabíamos que eran ellos. En ese misterio de los helechos, berros, del agua cristalina, de este río Butrón que movía el molino, aún sin contaminar, lleno de kiskallus y truchas, existían nuestros personajes.

En él desarrollo un mensaje ecológico. Estos personajes sólo podían vivir de los berros, y estos solamente se dan en aguas puras y cristalinas, describo con ellos la solidaridad, el altruismo, la bondad y la alegría. Manejé estos cuatro parámetros, para que su civilización, son una tribu que vive bajo tierra, y el sito más seguro que habían encontrado para vivir era bajo los molinos y las ferrerías. En los demás sitios corrían riesgo porque se labran las tierras, se hacen entresacas de árboles, crece el bosque y las raíces les entran en sus viviendas. Tanto convivir con ferrones y molineros llegan a tener con ellos una comunicación invisible, de tal manera que el molinero sabe que existe un problema en la parte más íntima del molino que se resuelve sola, llevando unas velas a la iglesia y rezando unas oraciones, pero eran los “Berroiales”, quienes arreglaban aquellos problemas...”


De esta manera Joserra Elorriaga crea un cuento que como he dicho anteriormente publicaría más tarde. Entre estos sucesos aconteció un hecho lamentable y doloroso que le llevó a crear una de sus múltiples esculturas, quizá la más sentida, una fuente estanque en memoria de uno de sus hijos, que falleció en un accidente de tráfico: “...Le hice ese estanque que está sin terminar como él, está lleno de vida, con peces, su estructura nos recuerda algo sin terminar, y viene a ser una lágrima roja, el estanque tiene esa forma, orientada hacia una media rueda de molino, dirección norte-sur...”

Sus cuadernos de viajes, que mencionaba anteriormente, son una auténtica maravilla de relatos y dibujos, en los que independientemente de ver muchas piedras y paisajes, va reflejando los lugares por los que pasa, y que le sirven, como apuntes en el tiempo, para desarrollar alguno de sus cuadros: “...El cuaderno es una cosa más viva que la fotografía, te hace estar más tiempo saboreando los viajes, la foto es un resultado instantáneo, sin embargo, el apunte al natural recoge “un momento”. El cuaderno te pide al llegar a tu alojamiento, donde estés, un desarrollo, sus historias, sus colores, es una ilustración entera...” En ellos, de sus recuerdos de Algorta ha ido describiendo lo que era más singular del barrio, sus rincones, sus gentes y costumbres:“...Empieza por las escaleras del tximbito, los bloques, el farero, la grúa Titan…” En definitiva una mina para una historia del barrio, contada por uno de sus vecinos.


Respecto a sus últimas incorporaciones de técnicas pictóricas responde que: “...Constantemente estás ensayando, también salen materiales nuevos, por ejemplo hay un óleo al agua, parece una contradicción y, sin embargo, se puede trabajar con ambos elementos. Los empastes que se pueden dar a un cuadro para que adquiera un relieve y otros efectos especiales comprenden toda clase de productos y químicas. Siempre me pregunto qué harían aquellos artistas del Renacimiento con los materiales y utensilios de hoy día En definitiva nuevas técnicas que para los profanos es “hebreo”, pero que para este artista getxotarra es el pan nuestro de cada día, que se puede resumir en su frase de despedida: “…..Como en la vida estás aprendiendo continuamente...”. Pero sus acuarelas hablan de su apego a nuestras playas, a nuestros rincones, a nuestro Pueblo.


Hasta aquí una entrevista con un hombre polivalente (otros dicen polimata), médico, pintor, literato, agricultor, montañero y algorteño de pro. Quedan muchas cosas que decir en el tintero, pero así es Joserra Elorriaga, el de la “Campa del Muerto”.